Diario Sur

Detienen a ocho menores que destrozaron una docena de marquesinas de autobús en Halloween

Algunos del os destrozos en Cerrado de Calderón
Algunos del os destrozos en Cerrado de Calderón / SUR.ARCHIVO
  • Rompieron los cristales de las paradas de la EMT de la zona este de Málaga capital, la mayoría de ellas en la línea 33, a su paso por Cerrado de Calderón

  • Para cometer los hechos además utilizaron un martillo 'rompe-lunas' de los que pueden hallarse en las ventanas de emergencia del propio vehículo

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Málaga a ocho menores por su presunta implicación en un delito de daños después de que ocasionaran la rotura de cristales en una docena de paradas de autobús de la zona este de la capital malagueña.

Según las pesquisas, los jóvenes se habían concertado a través de un grupo de whatsapp para celebrar Halloween y en el transcurso de la noche supuestamente produjeron destrozos en las marquesinas de varias paradas de autobuses.

Los agentes se han incautado de un martillo 'rompe-lunas' utilizado en la comisión de los actos vandálicos, según han informado desde la Policía Nacional a través de un comunicado.

Los daños fueron denunciados por un responsable de la empresa municipal de transportes, concentrándose mayoritariamente en paradas de la línea 33, a su paso por Cerrado de Calderón.

En concreto ocho paradas de autobús de la línea referida presentaban daños en sus marquesinas. Además, otras cuatro paradas de líneas próximas también resultaron afectadas.

Por ello, las pesquisas se centraron inicialmente en la identificación de los presuntos responsables de los actos. Según las indagaciones policiales fue un grupo de menores residentes en la zona, que se habían concertado la noche del 31 de octubre mediante mensajería instantánea para celebrar la fiesta de Halloween, quienes en su marcha a pie propinaron patadas contra el mobiliario urbano y produjeron la rotura de cristales, especialmente en las paradas de la línea 33.

Asimismo, para cometer los hechos además utilizaron un martillo 'rompe-lunas' de los que pueden hallarse en las ventanas de emergencia de los autobuses y que ha sido intervenido a uno de los menores detenidos.