Diario Sur

Arroyo La Caleta a su paso por El Limonar

En el tramo del cauce próximo a El Limonar no se ha actuado y está lleno de vegetación.
En el tramo del cauce próximo a El Limonar no se ha actuado y está lleno de vegetación.
  • Pese a las recientes obras realizadas por el Ayuntamiento en su tramo final el resto sigue igual

Aunque el Ayuntamiento de Málaga ha mejorado la capacidad de evacuación del arroyo la Caleta tras unas obras realizadas por Emasa, –lo que ha supuesto la eliminación de elementos y registros que sobresalían bajo el puente del paseo marítimo Pablo Ruiz Picasso–, la situación del cauce unos metros más arriba no ha cambiado, según denuncia Fernando Martín Mandly, presidente de la Asociación de Vecinos Limonar–Caleta. «El trabajo realizado por el Ayuntamiento está bien, pero el problema persiste y a la altura del puente del Paseo de Sancha todo sigue igual», dice. Y es que el cauce del arroyo en ese punto hasta la calle San Vicente de Paúl aparece repleto de vegetación, con piedras y tierra acumulada y una tubería. «En el tramo final han retirado a un lado la tubería que discurría por el lecho y aquí también deberían hacerlo», dice señalando el colector que asoma en el cauce cubierto de tierra. «Estos áridos permanecen sin que se hayan limpiado en años y es un obstáculo más», indica. La situación se hace más peligrosa en el puente del Paseo de Sancha, donde debido a esa acumulación de áridos y de vegetación uno de sus ojos aparece casi cegado, lo que en caso de lluvias torrenciales daría lugar a nuevas inundaciones como las registradas en los últimos años, en los que el agua saltó por encima del puente al ser incapaz de evacuar el aporte de los tres arroyos que confluyen en el cauce (Toquero, Tasara y Caleta).

La solución definitiva a estos problemas –apunta Fernando Martín– pasaría por la construcción de una presa por encima de la autovía y la laminación del caudal a lo largo del cauce, ya que los arroyos mencionados recogen aguas pluviales desde Colinas del Limonar, Sierra Blanquilla y toda la zona norte, pero mientras se decide esta actuación, que reconoce «no la verán ni mis nietos», sostiene que se hace «necesario» y «urgente» adecuar el cauce del arroyo en los puntos más conflictivos como el del Limonar, «suprimiendo, soterrando o situando esa tubería que discurre por el lecho del cauce de manera que entorpezca mínimamente el curso de las aguas para ampliar la capacidad de evacuación de los puentes». Una tarea que afirma no tendría un coste elevado, y que se debería completar con el hormigonado de ese tramo del cauce una vez limpio y despejado de la tubería, como está actualmente el arroyo entre las calles San Vicente de Paúl y Ramos Carrión. Una solución que asegura resolvería en gran medida el problema actual y que la asociación vecinal ha planteado tanto al Ayuntamiento como a la Junta de Andalucía, en un asunto este de los arroyos que mantiene enfrentados a ambas administraciones por cuestiones de competencias, algo que sostiene «para nosotros los contribuyentes es irrelevante, lo que no lo es, es la dejación en resolver problemas acuciantes».