Diario Sur

El Hospital Regional de Málaga incorpora una nueva gammacámara con TAC

Se prevé que esté totalmente operativa en la segunda quincena de diciembre.
Se prevé que esté totalmente operativa en la segunda quincena de diciembre. / SUR
  • La mayor calidad de imagen de este nuevo equipo hace posible una mayor capacidad diagnóstica y realizar la exploración con menor dosis de radiación

El Hospital Regional de Málaga ha adquirido una nueva gammacámara de tipo Spect-TAC, cofinanciada con fondos Feder por un valor de 406.560 euros, que sustituirá a una de las tres ya existentes en la Unidad de Gestión Clínica (UGC) de Medicina Nuclear del centro sanitario.

Los delegados de Gobierno y de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, José Luis Ruiz Espejo y Ana Isabel González, respectivamente, acompañados por el gerente de los hospitales Regional de Málaga y Virgen de la Victoria, Emiliano Nuevo, han visitado este domingo la Unidad de Medicina Nuclear donde estos días se está procediendo a la instalación del nuevo equipo.

Se estima que en la segunda quincena de diciembre esté totalmente operativa, una vez finalizadas las pruebas técnicas de aceptación y verificación de la instalación, y el periodo de formación de los profesionales sanitarios.

La adquisición de la segunda gammacámara Spect-TC supone un salto cualitativo en la asistencia prestada. El desarrollo de sistemas combinados de Spect-TC ha significado un gran avance en la información diagnóstica de la medicina nuclear, ya que a la especificidad del estudio con isótopos radiactivos que proporciona la tecnología Spect, se une el estudio radiológico que ofrece el escáner (TC).

De esta forma, permite en una sola sesión adquirir imágenes radiodiagnósticas -mediante el escáner- e imágenes gammagráficas -con el Spect- consiguiendo una alta precisión en el diagnóstico. Así, la tecnología proporciona un registro simultáneo de imágenes que permite una correlación anatómica y funcional directa, obviando los inconvenientes derivados de la valoración de las imágenes por separado.

La mayor calidad de imagen de este nuevo equipo, que combina las dos tecnologías, hace posible una mayor capacidad diagnóstica y realizar la exploración con menor dosis de radiación. Asimismo, evita realizar pruebas accesorias al paciente, acorta el tiempo necesario para llegar a un diagnóstico y, en caso de algún hallazgo durante la prueba, permite realizar otra en el mismo acto.

Todo esto la convierte en un 15 por ciento más rápida, pudiendo asumir un mayor número de pacientes, esperándose que se puedan realizar pruebas hasta a un diez por ciento más de pacientes.

Las mejores aplicaciones de esta tecnología se encuentran en la realización de estudios de patología oncológica, en cardiología, en procesos infecciosos de difícil diagnóstico y en lesiones óseas benignas. En concreto, el equipo tiene instalados programas específicos para cardiología, oncología, neurología, riñón, tiroides y paratiroides, pulmón y abdomen. Los estudios oncológicos ocupan el 60 por ciento de la actividad global del servicio, seguido de los estudios cardiacos, con un 20 por ciento y los estudios pediátricos, con un 15 por ciento.

En cuanto a las características técnicas, el equipo dispone de una abertura que permite realizar estudios con pacientes en la mesa estándar, camilla o silla de ruedas. Asimismo, la mesa de examen permite un soporte de peso máximo de 200 kilos, cuando lo habitual es un peso máximo de 150 kilos.

La actividad de los profesionales de Medicina Nuclear va ligada fundamentalmente a estudios diagnósticos y a la evaluación de repuestas al tratamiento en determinadas enfermedades.

En concreto, realizan exploraciones funcionales de diferentes órganos y sistemas mediante la utilización de las gammacámaras, que detectan la distribución de un radiofármaco --tales como tegnecio, talio, yodo o galio-- inyectado generalmente por vía venosa. Se trata, por lo general, de exploraciones mínimamente invasivas, sin efectos adversos y niveles de exposición de radiación muy bajos.

Durante el pasado año se realizaron cerca de 8.000 estudios convencionales --un siete por ciento más que el año anterior-- con las tres gammacámaras existentes, a pacientes que, en su mayor parte, proceden de las UGC de Oncología, Cardiología, Pediatría, Endocrinología, Neumología, Cirugía, Medicina Interna, Ginecología, Cirugía Plástica y Traumatología.