Diario Sur

De lo extraordinario a lo cotidiano

Un botijo representa alguno de los inventos españoles de la muestra. :: ñito salas
Un botijo representa alguno de los inventos españoles de la muestra. :: ñito salas
  • La Caixa muestra en la plaza de La Marina cerca de una treintena de utensilios convertidos en 'héroes ocultos' como un botijo o un lápiz

  • Una exposición reúne objetos que en su día fueron excepcionales y hoy son habituales

Hasta el objeto más cotidiano, ese que usamos a diario para las labores del hogar o para el trabajo, fue en su día algo extraordinario. ¿Qué tienen en común un bolígrafo, una fregona o un botijo? ¿Qué es lo que hace que un objeto cotidiano se convierta en un héroe oculto? Estas y otras preguntas son las que trata de responder la exposición 'Héroes ocultos. Inventos geniales. Objetos cotidianos' que ayer inauguró La Caixa en la carpa de la plaza de La Marina.

La muestra comienza con un archivador de anillas, objeto que continúa siendo un símbolo por excelencia del trabajo de oficina, y que apenas ha cambiado su forma desde que lo inventara Louis Leitz en el año 1896. En ella también pueden verse cremalleras, tiritas, paraguas o cerillas. Entre los 27 objetos expuestos, cada uno acompañado de una breve reseña histórica, también hay una zona destinada a los inventos españoles, como la fregona o el abanico, que cierra la exposición como el elemento más característico de la cultura española.

La exposición podrá visitarse de forma gratuita hasta el próximo 9 de enero y se promociona como una innovadora muestra de divulgación del diseño de aquellos elementos que componen nuestra rutina y nuestras costumbres. Se trata, añaden, de elementos ideados para hacernos la vida cotidiana más práctica y cómoda, y que han perdurado en el tiempo, algunos de ellos casi sin modificaciones, trascendiendo las propias pretensiones de sus creadores.

La exposición se completa con un laboratorio de actividades denominado CaixaLab Experience y en donde los visitantes podrán aprender el concepto de emprendimiento y las características y valores de una actitud emprendedora, experimentando en vivo y en directo el proceso a través de distintas actuaciones. El espacio está dirigido a jóvenes de 14 a 18 años, ya que se encuentran en una edad clave para descubrir sus aspiraciones profesionales. Aún así está abierto a todos los visitantes de la exposición.

Potenciar la innovación

Durante la presentación, el director territorial de Caixabank, Juan Ignacio Zafra, recordó que la muestra sirve para reconocer a «gente sencilla que con esfuerzo ha hecho de lo extraordinario algo cotidiano». Tras explicar que está dirigida fundamentalmente al público joven y escolares, esperó que bata récords de visitantes como todas las anteriores. Al acto también acudió el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, que se mostró convencido de que la iniciativa servirá para potenciar la innovación de los jóvenes malagueños, «que pensarán y resolverán nuevos horizontes». El regidor también animó a los organizadores a desarrollar cuanto antes el proyecto que tienen de un espacio de exposiciones permanente porque la ciudad lo demanda.