Diario Sur

Un currículum en Instagram para moverse por Europa

Unos 120 alumnos de Álora dieron comienzo ayer a un proyecto que recorrerá la provincia. :: i. gelibter
Unos 120 alumnos de Álora dieron comienzo ayer a un proyecto que recorrerá la provincia. :: i. gelibter
  • El proyecto, realizado por Arrabal con la financiación de la Obra Social de La Caixa, se extenderá a toda la provincia

  • Más de un centenar de jóvenes aprenden herramientas de empleabilidad para tener un mejor futuro laboral

Algunos, en un alarde de eufemismo, lo han llamado movilidad exterior; otros, siendo algo más claros, lo han calificado como inmigración. Dicho de un modo u otro, lo cierto es que se trata de un fenómeno que están viviendo muchos jóvenes españoles desde que se inició la crisis en el año 2008; una realidad que ha obligado a coger una maleta y recorrer Europa en busca de un futuro alternativo. Sin embargo, no estaría mal preguntarse si estos menores que ahora se estén planteando una salida similar están realmente preparados para la realidad de vivir en otro país.

Brindar herramientas para una futura empleabilidad, especialmente fuera del territorio español, es uno de los objetivos del proyecto 'Empleándome', una idea de la organización Arrabal y de Obra Social de la Caixa, y cuya primera experiencia tuvo lugar ayer el Instituto Valle del Sol, en Álora.

Desde Arrabal explicaron ayer que esta idea pretende, en términos generales, proporcionar información, recursos de formación y empleo, así como ayudar en el manejo de herramientas con las que hacer frente a su situación a todos los jóvenes, especialmente a aquellos en búsqueda de su primero empleo y en riesgo de exclusión social. Uno de los retos a los que se pretende dar respuesta es a «los miedos» a trabajar en el extranjero. Los jóvenes estuvieron recibiendo información sobre la movilidad europea a través del Servicio de Voluntariado Europeo, una experiencia de aprendizaje en el ámbito de la educación no formal en la que las personas jóvenes (entre 17 y 30 años) mejoran o adquieren «competencias para su desarrollo personal, educativo y profesional así como para su integración social», tal como explica Beatriz peláez, coordinadora del área de Empleo. «De esta manera mejoran en sus competencias lingüísticas; competencias personales, como la capacidad de escucha, la comunicación y la empatía, la autonomía y la responsabilidad; y competencias potencialmente desarrollables como análisis y resolución de problemas, comunicación interpersonal, innovación, gestión de proyectos, creatividad, gestión del tiempo, capacidad de aprendizaje y de enseñanza, flexibilidad y adaptación al cambio entre otras, así como ampliar su red de contactos», explica Peláez.

Currículum innovadores

La coordinadora de Empleo de Arrabal insiste en que la mayor parte de estas competencias implican la mejora del currículum informal de las personas voluntarias, «por cuanto coinciden en su mayoría con aquellas otras competencias personales o sociales que las empresas buscan en los candidatos para cubrir nuevos puestos de trabajo». Precisamente, el capítulo de los currículum es otro que tiene especial importancia en esta jornada de formación para los menores. Una vez que se ha dejado atrás el viejo esquema de «cuantas más páginas, mejor», las nuevas propuestas van desde el videocurrículum, hasta el currículum en Instagram, el 'último grito'.

David Arce, uno de los técnicos que imparten esta formación, señala que hacen especial hincapié en que éstos sean muy visuales. «Además», explica, «promovemos que se hable más ampliamente de la experiencia personal que la formación académica». Para ello, funcionan con unas dinámicas en las que intentan que los jóvenes conozcan sus aptitudes y sepan generar una necesidad a sus futuros empleadores.

Aunque el proyecto haya comenzado en Álora y se centre en zonas rurales, desde Arrabal aclaran que su intención es llevarlo a también a núcleos urbanos de la provincia. Porque en eso no hay ninguna diferencia. No hay adolescente alguno que no tenga Instagram.