Diario Sur

Detenida por usar a una menor de 13 años en un robo a cambio de un regalo para su cumpleaños

  • La arrestada, que es vecina de la adolescente, le habría prometido unas prendas de ropa si le ayudaba a hurtar en una tienda del Centro

Agentes de la Policía Local de Málaga han detenido a una mujer por, supuestamente, utilizar a una menor para hurtar ropa en una tienda. Según la investigación, la arrestada la habría convencido ofreciéndole unas prendas de vestir para que pudiera estrenarlas el día de sus cumpleaños.

Los hechos sucedieron hace unos días en un establecimiento comercial del Centro de la capital. Los servicios de seguridad de la tienda alertaron al Grupo de Investigación y Protección (GIP) de la Policía Local tras sorprender a una mujer mientras sustraía ropa en compañía de una menor.

El vigilante había visto a través de las cámaras cómo la niña iba dando viajes hacia un lugar apartado del local para introducir prendas en el interior de una bolsa, que estaba oculta detrás de un carro de grandes dimensiones que los trabajadores del establecimiento utilizan para transportar la ropa.

El empleado de seguridad también observó cómo una mujer iba luego en busca de esas prendas y las introducía en una mochila que llevaba al hombro, al tiempo que daba nuevas indicaciones a la menor para que trajera más artículos, según relataron fuentes policiales.

Los agentes que acudieron a la tienda revisaron las imágenes y corroboraron la versión del vigilante. Mientras se encontraban allí, la menor salió del local y después le siguió la mujer, que caminaba tras ella a una distancia prudencial. Cuando fue a cruzar el arco de seguridad, fue detenida por los agentes. La niña intentó marcharse del lugar, pero también la retuvieron para aclarar lo que estaba pasando.

Jugando con unas amigas

Los policías locales creían que era su hija. Pero no era así. La menor manifestó en un primer momento que no conocía de nada a la detenida, aunque posteriormente admitió que sí. Era una vecina del barrio. Según el testimonio de la cría, la mujer se le acercó mientras ella jugaba con unas amigas y le propuso ayudarla a cambio de regalarle unas prendas de ropa para que pudiera estrenarlas el día de su cumpleaños.

Los funcionarios consiguieron localizar a la madre de la adolescente, que llevaba un rato buscándola y estaba muy preocupada al no saber de su paradero, ya que la había dejado jugando con sus amigas cerca de casa. Los agentes del GIP le entregaron a su hija, que al tener 13 años es inimputable. Aun así, se dio cuenta de lo sucedido a la Fiscalía de Menores. Aunque las prendas sustraídas no superaban los 400 euros, los agentes detuvieron a la vecina por el uso de una menor de 16 años en el hecho delictivo, lo que agrava la pena del hurto.