Diario Sur

Alberto Montero: «No me veo como candidato a la Alcaldía de Málaga en 2019»

Montero dice tener «muy claro» que su tránsito por la política es temporal.
Montero dice tener «muy claro» que su tránsito por la política es temporal. / Sur
  • Secretario general de Podemos en Málaga. Ante el debate sobre el modelo de partido, sostiene que «Iglesias y Errejón son necesarios y complementarios para el proyecto del partido»

Hace una semana que Alberto Montero se convirtió en el nuevo secretario general de Podemos en Málaga al ganar las primarias. Un cargo orgánico que compaginará con el institucional de diputado. De su proyecto para la capital y del debate interno abierto a nivel nacional en la formación morada sobre el modelo de partido se pronuncia en la entrevista con SUR.

¿Cuáles serán sus primeras medidas como secretario general?

El nombramiento del consejo de coordinación, que será el órgano ejecutivo del partido. Serán entre cuatro o seis personas y lo que pretendo es que los consejeros que asuman responsabilidades sobre las distintas áreas sean portavoces en cada momento de su temática; es decir darle juego a todo el mundo. Junto a ello pediré a los consejeros un plan de trabajo a seis meses que nos permita empezar a perfilar el programa, al mismo tiempo que vamos recuperando la actividad política en la ciudad.

Juan José Espinosa, su rival en las primarias, ¿estará en ese consejo de coordinación?

Debe estar. Es una persona que tiene un conocimiento profundo de la realidad política de Málaga y es un valor añadido a esa ejecutiva.

Uno de sus objetivos es reactivar los círculos, ¿cómo lo hará?

Queremos que los círculos tengan un doble papel: que aquellos miembros de los círculos que se sientan capacitados y con ganas de participar en las distintas áreas del consejo ciudadano colaboren con el consejero de turno para la elaboración programática y la acción política; y, por otro, que las distintas campañas que se puedan desarrollar desde las diferentes áreas sean coordinadas con los círculos y trabajadas sobre el territorio.

Teresa Rodríguez defiende un modelo federal de Podemos, con más autonomía en Andalucía, ¿lo comparte?

Sí. Visto como se ha ido conformando el partido, con la presencia de distintas confluencias en diferentes territorios, no tiene sentido que a Andalucía, que es una nacionalidad histórica, no se le reconozca la posibilidad de actuar de forma autónoma en su capacidad de decidir como ocurre en Cataluña con En Comú Podem o en Galicia con En Marea. No comparto que haya un modelo híbrido con territorios que tengan autonomía y otros no.

Juan José Espinosa será el concejal de Podemos en el Ayuntamiento de Málaga, ¿qué directrices políticas se le van a marcar desde la nueva dirección del partido?

Como cargos públicos no somos independientes, sino deudores del proyecto y del programa político que nos llevó a las instituciones. Las distintas mociones que presente, las intervenciones y las acciones en la vida institucional de Juan José Espinosa deberán estar decididas y sometidas al criterio político del consejo ciudadano municipal.

Oposición «solvente»

¿Qué oposición debe hacer Espinosa en el Ayuntamiento?

Debe hacer una oposición solvente y que permita identificar la marca de Podemos en el Ayuntamiento con propuestas que defiendan a la ciudadanía, sobre todo, a los que peor lo están pasando.

Sobre Espinosa pesa una acusación sobre facturas falsas. ¿Se siente cómodo con la presencia del edil en la dirección del partido?

Me siento cómodo y me parece un político con valía. Respecto al tema de las facturas confío en que todo se va a aclarar. Me traslada Juanjo que el interventor va a salir en breve diciendo que no hay nada que sea irregular.

En Podemos hay abierto un debate interno, sobre el modelo de partido, ¿hacia donde debe ir Podemos?

Debe mantenerse donde nació. Nació como una propuesta sustentada en canalizar políticamente todo ese magma de insatisfacción que se generó en el 15-M; nosotros somos hijos del 15-M. En ese 15-M estaban desde los nietos a los abuelos, gente de derechas e izquierdas, y gente empobrecida y otra de clase media y alta. Tenemos dos perfiles de votantes: gente capaz de identificar la naturaleza de los problemas que ocurren ahora y ven en nuestra propuesta política una solución y gente que por la forma de expresarse que tiene Pablo Iglesias frente a Íñigo Errejón, ven en la figura de Pablo la impugnación de un sistema que les está maltratando. A pesar de sus diferencias, Pablo e Íñigo son necesarios y complementarios para el proyecto de Podemos. Esos dos tipos de votantes de Podemos necesitan de dos tipos de liderazgo; un liderazgo coral siempre es mejor que un liderazgo en solitario.

Usted es cercano a Errejón, ¿se sienten en minoría?

Eso la única forma de saberlo es si Errejón se presenta a la asamblea de Vistalegre con una candidatura propia y se miden las fuerzas.

¿Debe presentarse Errejón?

Eso depende de él. Me gustaría más un proyecto de síntesis. Defiendo esa doble alma de Podemos;es necesario un Podemos que se dirija a distintos sectores sociales.

Parte de la discusión radica en si el partido debe estar más en la calle y en el conflicto social que en las instituciones.

Ese es un debate falso. Primero porque el nivel de conflicto social en la calle ha bajado muchísimo. Hoy día es muy difícil que una movilización social desencadene una situación como la de 2011 con el 15-M. Yo soy de vocación más institucional y voy a poner un ejemplo de lo que supone estar en las instituciones: con mi carné de diputado puedo parar un desahucio al día pero con una ley los puedo parar todos. Por lo tanto, creo que es necesario la presión social para parar los desahucios y que alguien haga leyes para parar los desahucios; el instrumento para cambiar las cosas se encuentra en las instituciones.

¿Pablo Iglesias debe seguir siendo el líder de Podemos?

Pablo Iglesias se morirá siendo el líder de Podemos; su imagen y la de este partido están indisolublemente vinculadas.

¿Cuál debe ser la relación de Podemos con el PSOE?

En estos momentos es una relación ausente. El PSOE carece de liderazgo, por lo tanto es muy difícil que haya una línea propia que permita sentarnos con ellos a debatir de las grandes directrices y poder llegar a posiciones comunes.

¿En el futuro debe haber un acercamiento Podemos-PSOE?

El sistema bipartidista se ha roto y a partir de ahora el parlamentarismo y la constitución de gobiernos necesariamente van a pasar por alianzas electorales. A la izquierda nuestra ya no queda nada, lo más cercano que tenemos es el PSOE y en algún momento habrá que ponerse de acuerdo si queremos que no gobierne el PP.

Uno de sus retos es plantear una alternativa al PP en la capital, ¿se ve como candidato a la Alcaldía de Málaga en 2019?

A día de hoy no y a medida que se acerque la fecha tampoco me veo. Tengo muy claro que mi tránsito en la política es temporal y no me veo haciendo política mucho tiempo.