Diario Sur

SORPRENDENTE CORDIALIDAD

Espinosa y Montero, ayer, dialogando. :: álvaro cabrera
Espinosa y Montero, ayer, dialogando. :: álvaro cabrera
  • Buena sintonía entre Alberto Montero y Juan José Espinosa en el inicio de la nueva etapa de Podemos. El objetivo es reforzar los círculos y plantear una alternativa al PP en las elecciones municipales de 2019

Alberto Montero, afín a la corriente de Íñigo Errejón, y Juan José Espinosa, del sector de Pablo Iglesias, se disputaron la pasada semana el liderazgo de Podemos en Málaga; el primero fue finalmente el vencedor en las primarias. En el inicio de la nueva etapa de la formación morada, ambos dirigentes han decidido aparcar sus diferencias políticas y, ayer, en una comparecencia conjunta demostraron una buena cordialidad y sintonía que sorprendió a propios y extraños.

Ambos coincidieron en decir que sus proyectos «son complementarios», aunque a nadie escapa que el del diputado Montero representa un proyecto más moderado, mientras que el del concejal de la capital Espinosa tiene un tinte más radical. Además manifestaron que no creen que vaya a haber distorsiones a pesar de que la mayoría del consejo ciudadano municipal (la dirección del partido) es afín a Espinosa.

Tanto Montero como Espinosa destacaron «la madurez política» de las bases de Podemos al elegir una dirección «plural» y coincidieron en que dos son los grandes retos que la formación tiene por delante. En el ámbito interno, reactivar la participación en los círculos y su actividad; y en el externo, articular un proyecto político alternativo al PP cara a las elecciones municipales de 2019 que «permita cambiar la ciudad», en palabras del secretario general. Para ello, son conscientes de que hay que «volver a ilusionar los más de 5.000 inscritos de Podemos y a los más de 60.000 votantes que tenemos en la ciudad», según el concejal.

Juan José Espinosa fue elegido edil en 2015 dentro de la candidatura de confluencia Málaga Ahora, apoyada por Podemos, pero rompió con sus compañeras del grupo municipal tras las acusaciones de éstas de que el concejal había presentado facturas presuntamente irregulares y falsas. A este respecto y dado que el edil forma parte de su dirección, Alberto Montero mostró su confianza en que todo se aclarará y se demostrará que el comportamiento de Espinosa «ha sido correcto».

Aunque legalmente no puede aparecer como concejal de Podemos, en la práctica Espinosa se convierte en la avanzadilla del proyecto municipalista de la formación morada en la capital. En este sentido, Montero dijo: «Si Juan José Espinosa acepta la dirección política de Podemos como la dirección de su acción política en el Ayuntamiento, evidentemente pasará a ser el concejal de Podemos en el Ayuntamiento». Una propuesta a la que el edil respondió que así lo asume y que se pone «a disposición de la dirección de Podemos». Es decir, se convierte en la voz de la formación morada en la Casona del Parque.

Eso sí, Montero dejó abierta la puerta a seguir colaborando con Málaga Ahora -con cuya portavoz, Ysabel Torralbo, ha mantenido conversaciones- e incluso con IU-Málaga para la Gente.

Por otro lado, Montero quiere una dirección coral y creará en el consejo ciudadano un consejo de coordinación que será el encargado de ejecutar la política de Podemos; ahí estará Espinosa. Un ejemplo más de la sintonía entre ambos. La duda es hasta cuándo se mantendrá esa cordialidad.