Diario Sur

Las ‘piardas’ del edil no adscrito dejan al PP en mayoría en las comisiones

Espinosa dejaba ayer su asiento vacío al lado de Ramos (espalda);enfrente se ve la superioridad del PP.
Espinosa dejaba ayer su asiento vacío al lado de Ramos (espalda);enfrente se ve la superioridad del PP. / P. R. Q.
  • La oposición de izquierdas se enfada porque si no asiste, decide con su voto de calidad el equipo de gobierno. Espinosa, sin despacho, dice no tener condiciones dignas para trabajar

La oposición de izquierdas del Ayuntamiento de Málaga lleva dos días hablando entre bambalinas de las ‘piardas’ del edil no adscrito Juanjo Espinosa a sendas comisiones de Derechos Sociales y de Medio Ambiente. Antes, si no iba, no se preocupaban. Pero este mes se ha puesto en marcha el nuevo sistema de proporcionalidad, en el que para sumar su voto y que pueda intervenir en todas estas sesiones, se ha cambiado también el número de concejales del PP que votan. De tal manera que si Espinosa no va, el equipo de gobierno gana todas las iniciativas. Actualmente, el PPtiene 6 ediles representándole en las comisiones, y la oposición con Ciudadanos, 7. Si Espinosa no asiste, la oposición y el gobierno del PPse quedan en empate en las votaciones, y con el preceptivo voto de calidad del presidente (que es siempre un concejal popular), el equipo de gobierno obtiene la mayoría.

Así que estos dos días se han quedado al menos dos iniciativas en el tintero, una sobre la LOMCE e instar al Gobierno a que la elimine, que propugnaba IU-Málaga para la Gente, y de la que perdieron varios puntos;y otra sobre una etiqueta verde para los alimentos que postulaba el exgrupo de Espinosa, Málaga Ahora, ayer en la comisión de Medio Ambiente y que perdieron por goleada.

Como hay que contarlo todo, lo cierto es que el concejal no adscrito ha estado estas dos jornadas participando en otros asuntos tales como el acto de una veintena de colectivos para pedir un gran parque en los terrenos de Repsol el lunes;y ayer daba una rueda de prensa con el nuevo secretario local de Podemos, Alberto Montero, en la que él participaba porque su lista es la mayoritaria en el consejo ciudadano municipal (ejecutiva local).

Pero lo cierto es que sus compañeros de la bancada de la izquierda, precisamente, no se han deshecho en halagos. «A él le paga el Ayuntamiento y su obligación es cumplir con la agenda municipal, si no quiere venir, ¿para qué cambiamos la proporcionalidad de las comisiones, para que la izquierda las pierda? Flaco favor nos va a hacer este cambio», decía una de las concejalas. También explicaban que su comportamiento «es irresponsable, desde que es no adscrito sólo ha ido a dos comisiones, una de investigación de Limasa y la otra de Economía;esto no es serio».

Por último, último, otro concejal explicaba que «Podemos con su actitud facilita la acción de gobierno del PP, ya que al no asistir su concejal a las comisiones, el equipo de gobierno de derechas las acaba ganando todas, no necesita ni a Ciudadanos para sacarlas adelante», subrayaban. Tras toda esta serie de quejas, alguno se ha encomendado a la edil de IU-Málaga para la Gente, Remedios Ramos, que mantiene una buena relación con él, para que le haga entrar en razón y que asista a estos encuentros o si no, que se quede la proporcionalidad de ediles que había antes.

Espinosa. ¿Monto una mesa en la azotea?

El concejal independiente Juanjo Espinosa se excusaba ayer diciendo que para él han sido importante estos dos días las citas a las que ha asistido y que nadie le había informado de que ya había cambiado la proporcionalidad en las comisiones. «Mi intención es ir a todas y ejercer mi derecho a voto, pero ¿en qué condiciones? ¿Qué me pongo en el pasillo o monto una mesa de picnic en la azotea del Ayuntamiento? Sin despacho no puedo trabajar en las condiciones dignas que exige un concejal votado por el pueblo», explicaba el edil al tiempo que subrayaba que había hablado con el gerente de Alcaldía, Manuel Jiménez y con el portavoz y concejal de Economía, Carlos Conde, para exponerles su situación y que le busquen una oficina en la Casona y ninguno le había contestado positivamente. Actualmente, cuando va al Ayuntamiento, es común verle ‘exiliado’ en la sala de reuniones de la Secretaría General, que le prestan por cortesía en este organismo.

Explicaba Espinosa ayer que no tiene ni siquiera ordenador, ya que el aparato que usaba se quedó en su exgrupo Málaga Ahora, donde a día de hoy está sin uso.

Su espacio en el Ayuntamiento y los medios para trabajar es una potestad que le compete directamente a Alcaldía, ya que andar errante por los pasillos, o nómada en búsqueda de un espacio que ocupar no parece adecuado para un representante público. La pelota, por tanto, está el tejado del alcalde Francisco de la Torre, que de vuelta de la Cumbre Climática COP22 de Marrakech, deberá dedicarse a cuestiones más cotidianas y de andar por casa como buscarle acomodo al edil no adscrito. La Espinosa habitabilidad no puede eternizarse.

Parcemasa. Se abrirá una nueva sala laica

La tediosa comisión de Medio Ambiente dio ayer al menos una pequeña alegría, dentro de la pena que supone usar este recinto. Se trata de la sala laica o ecuménica (para otras confesiones que no sean la católica) que la edil de IU-Málaga para la Gente, Remedios Ramos, demandaba que se mejorase porque era inadecuada. El concejal de Medio Ambiente, Raúl Jiménez, le informaba de que la nueva, que se inaugurará en breve, tendrá 114 metros cuadrados para acoger a 228 personas, y dio el dato de que en 2016, 4.563 funerales se celebraron en la católica y tan sólo 49 en la laica (1,07%).