Diario Sur

La Junta aspira a poner a los menores «en el centro de todas las políticas»

Un momento de la presentación del plan. :: sur
Un momento de la presentación del plan. :: sur
  • El II Plan de Infancia y Adolescencia, que tendrá vigencia hasta 2020, garantizará los derechos y tendrá en cuenta la opinión de los niños

La evidencia cae por su propio peso, pero a la hora de tomar decisiones políticas no siempre se tiene en cuenta que éstas, al final, terminarán afectando de una u otra manera a niños y adolescentes. Y no estaría mal tenerlos en cuenta, aunque sea por una mera cuestión de cifras: en la provincia de Málaga, por ejemplo, el grueso de población entre 0 y 18 años alcanza casi el 20%, de ahí la importancia de que los adultos responsables de marcar las pautas de convivencia lo hagan con un ojo puesto en esa parte de la pirámide de la población.

Con esa parte de la teoría bien asimilada, la Junta de Andalucía quiere llevar esta reflexión a la práctica con la puesta en marcha del II Plan de Infancia y Adolescencia, que mantendrá su vigencia hasta el año 2020 y que trata de poner a los menores «en el centro de todas las políticas y en todos los municipios, proporcionándoles un mayor reconocimiento social». Así lo destacaba ayer durante la presentación de esta iniciativa el delegado del gobierno de la Junta en Málaga, José Luis Ruiz Espejo, quien añadía que el ejecutivo regional ha destinado una partida de casi 673 millones de euros para el marco 2016-2017. El delegado compareció además acompañado de Patricia Alba y Ana Isabel González, las responsables de dos de las delegaciones que tendrán un mayor peso en esta estrategia conjunta, Educación de una parte e Igualdad Salud y Políticas Sociales, de otra.

A pesar de que aún no hay medidas concretas para el plan y que el trabajo inicial tratará de buscar las prioridades de forma transversal entre todas las consejerías, la iniciativa concentra sus esfuerzos en cinco grandes áreas: 'Salud y bienestar emocional' (reducción de la enfermedad y la mortalidad), 'Seguridad y confianza' (calidad de vida y reducción de la exclusión social y las desigualdades), 'Aprender y realizarse' (convivencia escolar y fomento de la igualdad de género), 'Participar y prosperar' (participación de los menores en decisiones que les afecten) y 'Transversalidad' (refuerzo de la cohesión social en el marco de la familia). A la hora de poner en marcha las medidas, los impulsores del plan contarán también con la opinión de niños y adolescentes, que canalizarán sus propuestas a través de los consejos Municipales de la Infancia, presentes ayer en la convocatoria de la mano de los portavoces del de Málaga capital y Cártama.

La novedad en este caso llega de la mano del acogimiento a menores, ya que la nueva edición del plan incluye la propuesta de eliminar el acogimiento residencial para menores de 12 años y que éste se haga en familias: en la actualidad los menores de 7 años ya no pasan por centros. El reto pendiente está en el otro tramo de edad.