Diario Sur

El Ayuntamiento descarta comprar el edificio de Bobby Logan para darle uso cultural

Imagen de archivo de la fachada del edificio.
Imagen de archivo de la fachada del edificio. / Ñito Salas
  • Sus propietarios solicitaron tres millones de euros al Consistorio por su venta, una cantidad que Urbanismo considera “excesiva”

Los propósitos del Ayuntamiento para adquirir el edificio que albergó la discoteca Bobby Logan, en Pedregalejo, para darle un uso cultural y ciudadano quedan por ahora en suspenso. A raíz de una moción de la portavoz del grupo Málaga Ahora, Ysabel Torralbo, para exigir el cumplimiento de otra moción anterior en la que se acordó que la ciudad estudiaría la adquisición de este inmueble, el concejal de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares, ha reconocido en una comisión plenaria celebrada este miércoles que esa operación supondría “un gasto excesivo” para la ciudad.

Según ha podido confirmar este periódico, los propietarios de lo que también fue el cine Lope de Vega y la pista de patinaje Rolling, una construcción de 804 metros cuadrados, han solicitado al Consistorio tres millones de euros por su venta, una cantidad que, según otras fuentes municipales consultadas, resulta disparatada para la Gerencia de Urbanismo, tanto por el valor del edificio en sí como por la naturaleza del suelo sobre el que se asienta, todavía pendiente de varios trámites para poder desarrollarse según lo que está establecido en el vigente Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU). Así, también se descarta por ahora la posibilidad de compensar a sus propietarios con derechos edificatorios en otros puntos de la ciudad.

No obstante, la moción de Málaga Ahora ha salido adelante por unanimidad en la comisión plenaria de Ordenación del Territorio, y en ella se ha añadido el matiz de que los propietaros del edificio inicien ya los trámites para desarrollar el sector, presentando el correspondiente estudio urbanístico ante el Ayuntamiento, a lo que les obliga el PGOU. Ese estudio debe reservar más de 400 metros cuadrados para uso público o ciudadano en el edificio, según lo contenido también en la ficha del Plan General.

Fuentes cercanas a la propiedad de lo que fue la discoteca Bobby Logan han reconocido que, en los últimos años, han sido varios los contactos con interesados en adquirir el inmueble, pero sin derivar en un acuerdo de compra. El PGOU impide hacer viviendas en la parcela y obliga a destinarla a usos comerciales, deportivos o culturales, de carácter privado.