Diario Sur

De arroyos, ríos y otras malas hierbas

Vegetación en el cauce del Arroyo de La Caleta.
Vegetación en el cauce del Arroyo de La Caleta. / J. M. A.
  • La ausencia de lluvias se está aliando con la pasividad mostrada por la Junta en la limpieza de los cauces

El tema de las limpieza de los cauces de los ríos y arroyos de la ciudad sigue dando de qué hablar. Ya hemos recogido en esta sección en más de una ocasión que algunos cauces parecen auténticos bosques urbanos, tal como los que reclaman distintos colectivos para los terrenos de Repsol. Desde el puente de La Rosaleda hacia arriba, el cauce del río Guadalmedina aparece totalmente cubierto de vegetación, con árboles de gran tamaño, lo que supone un grave riesgo en caso de producirse lluvias torrenciales. Ya se ha dicho hasta la saciedad que al Ayuntamiento le corresponde retirar los residuos urbanos, es decir las basuras y otros desechos, y a la Junta de Andalucía la limpieza de la vegetación, según una sentencia del TSJA, al que recurrió el Consistorio para que aclarara las competencias en una materia siempre rodeadas de polémica por estas fechas. El grupo municipal Ciudadanos ha pedido a la Junta de Andalucía que aplique el mismo celo con sus deberes en esta materia como los que aplica a otras cuestiones también de su competencia, léase los reparos que pone la administración autónoma cuando se trata de abordar asuntos como la inundabilidad en el Guadalhorce, o las trabas reiteradas para autorizar algunas actuaciones urbanísticas en el Guadalmedina, entre otras cuestiones.

Pero el del Guadalmedina no es el único caso. El Arroyo de La Caleta, a su paso por el Limonar, se encuentra igualmente lleno de vegetación en su cauce, pese a que el Ayuntamiento despejó el puente para facilitar la salida al mar del agua que pueda llevar en caso de lluvias. Y el Arroyo Jaboneros, que separa Pedregalejo de El Palo, cuyo cauce viene acumulando también vegetación y sobre todo tierra, situación que viene denunciando la asociación de vecinos de Pedregalejo y vecinos de la zona, quienes temen se repitan las inundaciones en aquella zona.

La ausencia de lluvias está siendo una aliada de esta dejación.

Arroyo Pilones y, derecha, señal de prohibida la circulación.

Arroyo Pilones y, derecha, señal de prohibida la circulación. / C. E.

Arroyo Pilones: paso de vehículos

En el Arroyo de los Pilones, cuyo tramo final fue recientemente remodelado, reclaman que coloquen de nuevo unos pivotes que impedían el paso de los vehículos al cauce. Según afirma una vecina, los pivotes «los rompieron y se lo llevaron unos niñatos el pasado 31 de octubre». Añade esta ciudadana que «a pesar de llamar una y otra vez a la Junta del Distrito, no dan una solución y a día 14 de noviembre siguen sin colocarlos de nuevo, lo que ocasiona que día y noche estacionen coches en el cauce tapando el ojo del arroyo y poniendo en peligro si llueve y hay una riada de las gordas». La lectora nos envía una foto en las que se aprecia que hay una señal de prohibido circular, pero afirma que «la gente pasa del tema y la policía de noche ni viene».