Diario Sur

El Ayuntamiento se desdice y retira el reconocimiento al genocidio armenio

El embajador armenio intervino ayer en el Ayuntamiento con la sillería llena de ciudadanos de esta nacionalidad.
El embajador armenio intervino ayer en el Ayuntamiento con la sillería llena de ciudadanos de esta nacionalidad. / P. R. Q.
  • Ciudadanos apoya una iniciativa popular en contra de una moción aprobada por unanimidad en septiembre. El embajador armenio rogó sin éxito a los ediles que mantuvieran su apoyo

La comisión de Derechos Sociales vivió ayer por la mañana un conflicto diplomático internacional. Aprobaba una moción que anulaba otra anterior en la que se reconocía el genocidio armenio por parte de Turquía y que levantó las protestas del país otomano. El Ayuntamiento se metía entonces en un jardín del que ayer salía de una manera extraña cuando el equipo de gobierno del PP, apoyado por Ciudadanos, traía una nueva iniciativa para anular la primera diciendo ahora que no tenía competencias.

La sesión empezaba media hora tarde porque el embajador plenipotenciario de Armenia en España, Avet Adons, mantenía una reunión con el concejal de Derechos Sociales, Julio Andrade, en la que el primero le exponía su parecer y le rogaba que se retirase la moción para anular el reconocimiento de que existió un genocidio entre los años 1915 y 1921, como se explicaba en la iniciativa aprobada en septiembre, que manifestaba que había habido «un conjunto de masacres y deportaciones de la población armenia en el actual territorio de Turquía, especialmente durante el régimen de los Jóvenes Turcos, en el que murieron 1.500.000 armenios y otros 2.000.000 millones tuvieron que abandonar sus hogares y emigrar por el mundo produciéndose la gran Diáspora Armenia». Después de su encuentro con Andrade, Adons intervenía también en la sesión.

Tras esta moción de IU-Málaga para la Gente, que salió adelante por unanimidad, el alcalde Francisco de la Torre recibía una carta de queja del embajador turco en España no reconociendo las acusaciones de Armenia. De hecho, estos dos países actualmente, tal y como corroboró ayer el embajador armenio en España, no tienen ningún tipo de relación diplomática «porque es inexistente».

Julio Andrade. «No es nuestra competencia»

La que han dado en llamar ‘contramoción’ del PP los grupos de izquierda del Ayuntamiento (PSOE, Málaga Ahora e IU-Málaga para la Gente) porque viene a contradecir una iniciativa aprobada por toda la corporación, no aborda, según explicaba el concejal de Derechos Sociales, Julio Andrade, si existió o no el genocidio de armenios, sino sólo que el Ayuntamiento no es competente, ya que esta capacidad es una prerrogativa del Congreso de los Diputados y de otras instituciones. «No queríamos agraviar al pueblo turco, ni queremos agraviar al pueblo armenio», decía mientras el embajador y un buen número de ciudadanos de esta nacionalidad que viven en Málaga copaban la sillería del salón de plenos. Explicaba Andrade que España como país no lo había reconocido. «Es el momento de que no entremos libremente a juzgar la historia».

La oposición de izquierdas. Muestra dureza con la decisión

La iniciativa popular salía adelante con los votos del PP y de Ciudadanos mientras los ediles de la oposición de izquierdas criticaban duramente este posicionamiento. La más beligerante fue la edil de IU-Málaga para la Gente, Remedios Ramos, quien dijo que Málaga «no puede estar reflejada en la prensa por ser la bárbara del siglo XXI», poniendo el ejemplo de que Alemania, con cuatro millones de turcos, había reconocido el genocidio armenio al igual que El Papa y la ONU. De la provincia, reseñó a Benalmádena, que en octubre descubrió un ‘jachkar’ o cruz de piedra en conmemoración del centenario del genocidio armenio. La edil socialista Estefanía Martín Palop afirmó que en el Ayuntamiento se hablan de otros muchos asuntos internacionales como Cuba o los refugiados, y que la iniciativa que aprobaron todos lo único que quería era recoger el sentir de un colectivo. La concejal de Málaga Ahora Isabel Jiménez expuso que hasta Turquía sabe que hubo una matanza, «Turquía lo sabe, Armenia lo sabe; si defendemos los derechos humanos, digámoslo aquí».

La llave para que saliese adelante la moción en contra de la ya aprobada en septiembre fue Ciudadanos, ya que el edil Alejandro Carballo, en línea con las tesis del PP, explicó que los ediles del Ayuntamiento no tenían los conocimientos necesarios para juzgar estas decisiones. «Yo prefiero dejar a mis compañeros de partido en las instituciones que competa; no queremos entrar a valorar si hubo o no genocidio». Además, Carballo formuló la siguiente queja respecto al tipo de mociones que se tratan en el pleno: «Nosotros hoy probablemente ofendemos al pueblo armenio y en septiembre ofendimos al pueblo turco; no tenemos por qué crear problemas en la ciudad que no existen».

Los armenios, que se marcharon algunos con lágrimas en los ojos, repartían un escrito en los pasillos en el que especificaban los 23 países (de 194 del mundo) que han reconocido el genocidio: Argentina, Austria, Bélgica, Canadá, Chipre, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Países Bajos, Noruega, Líbano, Lituania, Polonia, Portugal, Rusia, Eslovaquia, Suecia, Suiza, Uruguay, Ciudad del Vaticano, Venezuela, 43 estados de EEUU, El Parlamento Europeo y la propia Armenia. España está entre los países que no lo han reconocido.