Diario Sur

Prisión por asesinato y malos tratos para los padres de la bebé de Puerto de la Torre

Familia de la vivienda donde residía la familia.
Familia de la vivienda donde residía la familia. / Fernando González
  • El progenitor había sido voluntario de los Ángeles Malagueños de la Noche, donde hace un mes le dieron un carro lleno de comida y artículos para la niña

La titular del Juzgado de Instrucción número 13 de Málaga ha ordenado el ingreso en la cárcel de los padres de la bebé de tres meses que murió el jueves con lesiones y signos de desnutrición. La magistrada les atribuye presuntos delitos de asesinato y malos tratos, según confirmaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

La jueza, que decretó prisión provisional, comunicada y sin fianza, tomó esta decisión tras escuchar las respectivas declaraciones de los arrestados -ambos españoles y veinteañeros- y examinar detenidamente el atestado que ha elaborado el Grupo de Homicidios de la Policía Nacional, donde se recogen las pruebas e indicios recabados en la investigación.

La autopsia, que se llevó a cabo el viernes en el Instituto de Medicina Legal (IML) de Málaga, reveló que la menor había tenido una muerte violenta, ya que presentaba un traumatismo craneoencefálico. La lesión deja abiertas varias posibilidades, desde un golpe intencionado, el síndrome del zarandeo o una caída accidental, hipótesis esta última que los investigadores siempre consideraron menos plausible por la corta edad de la bebé, según las fuentes consultadas.

Los forenses detectaron también los signos de desnutrición de los que ya habían advertido los pediatras del Hospital Materno Infantil, donde la niña ingresó el jueves -su padre se desplazó en autobús para llevarla- ya fallecida. El equipo médico del centro sanitario fue el que activó el protocolo establecido ante casos sospechosos de malos tratos y dio la voz de alarma a la policía y al juzgado.

Los agentes arrestaron a los progenitores tras ese primer informe de los facultativos de urgencias y acudieron a la vivienda familiar, situada en la calle Lagunas de Ruidera, en el distrito de Puerto de la Torre. Al parecer, la casa, que tiene salón-dormitorio, cocina y un baño, se encontraba sucia. Los investigadores se incautaron allí de algunos biberones, que están siendo analizados para comprobar cómo la alimentaban. La familia convivía con tres perros que, a juicio de los agentes, estaban bien cuidados.

Extraño comportamiento

Tras conocer la noticia, varios vecinos coincidieron –y así se lo hicieron saber algunos de ellos a la policía–en el extraño comportamiento de la pareja. «Los veíamos salir a pasear con los perros, pero nunca con la niña», sostuvo una mujer que reside a escasos metros del domicilio de los sospechosos.

El caso ha caído como un jarro de agua fría sobre los Ángeles Malagueños de la Noche, donde el padre de la bebé había sido voluntario hasta hace «seis o siete meses» en las tareas del almacén. De hecho, una de sus compañeras recaudó dinero entre sus familiares para comprarle la cuna a su hija recién nacida.

Hace apenas un mes, el joven visitó a sus compañeros y éstos le entregaron un carro lleno de pañales, mantas, cereales y leche para la menor, y comida para ellos. «Vino muy contento y hasta nos enseñó una foto de la pequeña. Le pedimos por favor que ni la niña ni ellos pasaran necesidades. Nunca me hubiera imaginado que esto acabaría así», comentaba ayer uno de los voluntarios, todavía sobrecogido por el suceso.

Según cuentan en la asociación, el joven, que es malagueño, dejó de ser voluntario poco después de iniciar la relación sentimental con la madre de la menor, ya que se fueron a vivir juntos y él empezó a trabajar por horas en una empresa de limpieza, donde, recalcan, apenas ganaba para vivir. «También le hemos ayudado alguna vez con dinero para que pudiera pagar el alquiler», añaden.