Diario Sur

Premios con espíritu de igualdad y contra la violencia machista

Irma Soriano, junto a Flor de Torres y Francisca Cruzado, ayer, en el acto. :: Paula Hérvele
Irma Soriano, junto a Flor de Torres y Francisca Cruzado, ayer, en el acto. :: Paula Hérvele
  • Irma Soriano, Boris Soler, la familia Nieto Melero, María Antonia Reina y la empresa cárnica Molino de Calderón, galardonados esta edición

«Ana Orantes fue una mujer extraordinariamente generosa. Dar en mi programa el testimonio de los malos tratos que sufrió durante 40 años le costó la vida», dijo ayer la periodista y comunicadora Irma Soriano al recibir uno de los premios concedidos por la Asociación Cultural Recreativa Embrujo Andaluz (ACREM). Irma Soriano recordó la entrevista que le hizo a Ana Orantes, el 4 de diciembre de 1997, en el programa de Canal Sur 'De tarde en tarde'. Pocos días más tarde fue asesinada por su marido, que la roció de gasolina y la quemó.

«Gracias a Ana Orantes en España se cambió el Código Penal y se hizo una ley para proteger a las mujeres. Hay que seguir trabajando unidos, mujeres y hombres, para acabar con la violencia machista», afirmó la comunicadora, cuya glosa de por qué se le concedió el premio corrió a cargo de la fiscal de Violencia contra la Mujer y la Discriminación de Género, Flor de Torres. «Irma Soriano es la cara visible de todos los profesionales que han alzado la voz contra la violencia de género, una lacra con la que hay que terminar», manifestó Flor de Torres.

Los IV premios de ACREM reconocen a personas, familias y empresas que apuestan por la conciliación y trabajan por la igualdad entre hombres y mujeres, explicó la presidenta de la asociación, Francisca Cruzado. El acto se celebró en la sala Isabel Oyarzábal del edificio de la Diputación de la Acera de la Marina.

El premio para la empresa conciliadora fue para Productos Cárnicos Molino de Calderón. El peluquero Boris Soler recibió el premio al hombre compañero por la igualdad, mientras que el galardón a la pareja conciliadora y corresponsable se entregó a la familia Nieto Melero, compuesta por Silvia y Abraham y sus tres hijos. La distinción a la heroína desconocida fue para a María Antonia Reina Olmedo, una mujer que se quedó viuda con 38 años y logró sacar adelante a sus ocho hijos. Todos estudiaron una carrera universitaria.

Al acto asistieron, entre otros, la directora del área de Igualdad del Ayuntamiento de Málaga, Ruth Sarabia; el diputado provincial de Participación Ciudadana, Félix Lozano; la coordinadora provincial del Instituto Andaluz de la Mujer, Rosa del Mar Rodríguez, y la presidenta de la Asociación Mistral, Alicia Martín.