Diario Sur

Trabajo detecta otros 20 supuestos ‘falsos autónomos’ en el Ayuntamiento de Málaga

Algunos casos de supuestos ‘falsos autónomos’ se han detectado en el MUPAM.
Algunos casos de supuestos ‘falsos autónomos’ se han detectado en el MUPAM. / Álvaro Cabrera
  • Los expedientes por estas presuntas infracciones están pendientes de ser ratificados o no por los juzgados de lo social

El caso del expediente de infracción levantado por la Inspección de Trabajo respecto a la contratación de 14 autónomos, durante la última década, para el servicio de Programas Europeos de la Gerencia Municipal de Urbanismo, que desarrolla su labor en el Observatorio de Medio Ambiente Urbano (OMAU), sobre el que ya existe una sentencia desfavorable para el Ayuntamiento (ver SUR 16/9/2016), no es el único de este tipo al que se enfrenta el Consistorio. Según ha podido confirmar este periódico, existen otros 20 casos de supuestos ‘falsos autónomos’ sobre los que se ha abierto un acta de inspección que ha derivado en respectivos litigios en los juzgados de lo social, entre la Administración local y el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, pendientes aún de sentencia. En todos estos casos, activados a raíz de la denuncia de sindicatos, los inspectores locales de Trabajo han detectado que estos autónomos han desarrollado funciones propias del personal laboral del Ayuntamiento, utilizando oficinas y medios municipales, sometiéndose al horario del personal del Consistorio e incluso disfrutando en algunos casos de las mismas vacaciones, pese a desempeñar su labor bajo el régimen de autónomos.

Según las averiguaciones realizadas por este periódico, de esos 20 casos, que suman a los 14 del Servicio de Programas Europeos, siete corresponden al servicio de Mercados y Vía Pública, dependiente del Área para la Reactivación Económica, la Promoción Empresarial y el Fomento del Empleo; tres al Museo del Patrimonio Municipal (MUPAM), dependiente del Área de Cultura; y un total de 10 al Área de Sostenibilidad Medioambiental, en concreto siete en la Sección de Biodiversidad y Educación Ambiental, y tres en el Servicio Técnico de Limpieza. En todos ellos se han levantado actas de inspección que han derivado ya en los correspondientes procesos de litigio ante los juzgados de lo social que, según las fuentes consultadas, aún no han dictado sentencia sobre estos 20 casos.

Sanciones

Al igual que en el asunto de los supuestos ‘falsos autónomos’ del Servicio de Programas Europeos, el Ayuntamiento se enfrenta a abonar una multa de 3.000 euros por cada uno de estos 20 trabajadores, lo que haría un total de 60.000 euros. No obstante, a esta cantidad habría que añadir, en el caso de que se llegue a un fallo judicial firme que corrobore la laboralidad de estos empleados respecto al Ayuntamiento, el pago de las cuotas de la Seguridad Social que les deberían haber correspondido durante su contratación. En el caso del Servicio de Programas, con sede en el OMAU, se ha estimado en 300.000 euros el valor de esas cuotas, a las que tendría que hacer frente el Consistorio si adquiere firmeza el fallo judicial que ha avalado el resultado de las inspecciones y que ha sido recurrido desde la Casona ante elTribunal Superior de Justicia de Andalucía. Además, podría darse el caso de que la Administración local tenga que readmitir o indemnizar a estos trabajadores, por lo que el desembolso de dinero podría ser mayor para las arcas municipales.

Los grupos políticos de la oposición están especialmente pendientes de este asunto, como es el caso de Ciudadanos, que ha pedido comparecencias de miembros del equipo de gobierno al respecto, y Málaga para la Gente, cuyo portavoz, Eduardo Zorrilla, ha anunciado que va a pedir nuevas explicaciones en la próxima Comisión de Transparencia. «Hemos detectado que la contratación de ‘falsos autónomos’ es algo generalizado en la estructura de personal del Ayuntamiento. Creemos que pueden existir más de 200 casos. Esta práctica se ha convertido en una forma de burlar los mecanismos de la contratación pública y de enchufar a determinadas personas que terminan haciendo el mismo trabajo de los funcionarios pero por mucho menos dinero», afirmó Eduardo Zorrilla.