Diario Sur

El Obispado duplicó su déficit en 2015 al gastar más en mantener los templos

  • La Iglesia Católica realizará este fin de semana una colecta especial para contribuir al mantenimiento de sus parroquias en Málaga

La diócesis de Málaga, una de las más extensas y pobladas del país, exige al Obispado un esfuerzo económico cada vez mayor para su adecuado funcionamiento. Así se desprende del balance económico que la Iglesia Católica malagueña presentó ayer con motivo del Día de la Iglesia Diocesana que se celebra este fin de semana, durante el que habrá una colecta especial en todos los templos para contribuir al fondo común que ayuda al mantenimiento de las parroquias de toda la provincia y Melilla. Las cuentas diocesanas de 2015 recogen un presupuesto de 18,8 millones de euros en el que destaca el aumento de gastos respecto al ejercicio anterior en lo relativo a las actividades pastorales y asistenciales (de 5,3 a 6,5 millones de euros) y en la conservación y suministros para edificios (de 2,8 a 3,6 millones). Al mismo tiempo, las aportaciones voluntarias de los fieles descendieron (de 8,3 a 7,7 millones) y también los ingresos extraordinarios, lo que ha hecho que en 2015 se duplique la necesidad de financiación de la Iglesia malagueña para poder cubrir sus gastos, al pasar de 1,6 millones de euros de déficit en 2014 a 2,8 millones en el pasado ejercicio.

El sacerdote Guillermo Tejero, que ha sido nombrado por el obispo nuevo ecónomo de la diócesis, explicó que esta situación coyuntural de 2015 se puede deber a que, el año pasado, el Obispado puso en marcha un plan de mantenimiento de tejados de templos que consumió bastante presupuesto en los pueblos del interior de la provincia. «La cantidad que tenemos que cubrir con préstamos va oscilando cada año», apuntó.

Tejero dijo que la Iglesia es actualmente «un hospital de campaña para todos aquellos que lo necesitan». La aportación de las Cáritas parroquiales se ha incrementado desde los 2,4 millones de euros en 2014 a casi tres millones en 2015. Asimismo, el nuevo ecónomo destacó que se ha puesto en marcha un nuevo portal web (donoamiiglesia.es) mediante el que los fieles pueden entregar donativos y beneficiarse de los incentivos fiscales que se aplican a las aportaciones a entidades religiosas y sin ánimo de lucro. De ese modo, pueden conseguir una desgravación que puede llegar hasta el 75% de lo aportado.

Según los datos recabados por el nuevo equipo económico del Obispado, del que forma parte el anterior presidente de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa, Eduardo Pastor, la diócesis cuenta actualmente con 1.218 religiosos y religiosas, 251 parroquias, 5.600 catequistas y 316 sacerdotes. En su acción caritativa, atiende a 27.650 personas en Cáritas, 254 en centros socio-sanitarios, 1.023 en la misión venezolana de Caicara del Orinoco y 8.200 a través de la labor social que ejercen las cofradías y hermandades.