Diario Sur

Málaga se da dos años y medio para dejar de sacrificar animales abandonados

El Centro Zoosanitario está situado en Las Virreinas. :: sur
El Centro Zoosanitario está situado en Las Virreinas. :: sur
  • Equipo de gobierno y Ciudadanos firman un acuerdo para reorganizar el Centro Zoosanitario, donde el año pasado perecieron más de 1.300 mascotas

málaga. De los 1.326 animales que fueron ejecutados el pasado año en el Centro Zoosanitario de Málaga a lograr el sacrificio cero de mascotas abandonadas por sus dueños. Ése es el reto que el Ayuntamiento pretende alcanzar antes de que acabe este mandato (mediados de 2019), en virtud del acuerdo suscrito entre el equipo de gobierno del PP y Ciudadanos, su socio de investidura. Aunque esta medida figura entre los objetivos de todos los partidos con representación en el Consistorio, la realidad es que el paso no se ha dado hasta que la formación naranja ha puesto el asunto sobre la mesa como condición para apoyar la nueva ordenanza de protección y tenencia de animales, que está en fase de alegaciones y que Ciudadanos rechazaba al contemplar la creación de un registro con el ADN de todos los perros para multar a sus dueños si no recogen los excrementos caninos.

Más allá de tratar de potenciar las adopciones tanto nacionales como internacionales para evitar los sacrificios por falta de espacio, ninguna de las partes avanzó las medidas que se tomarán para lograr el sacrificio cero. Unas propuestas que saldrán de una mesa de trabajo que se constituirá para reorganizar el Zoosanitario. «Me alegro de que Málaga haya dado pasos muy importantes y este documento ayuda a que estos pasos se consoliden y seamos una ciudad de vanguardia en este sentido», afirmó el alcalde, Francisco de la Torre, tras la firma del acuerdo, que también va a posibilitar el que salga adelante la nueva normativa municipal. «Aunque hemos sido críticos, somos un partido responsable y vamos a apoyar las ordenanzas de animales porque hay un bien superior, que es tener un sacrificio cero en Málaga, algo para lo que hoy -ayer para el lector- damos un paso definitivo», destacó el portavoz de Ciudadanos, Juan Cassá.

El año pasado fueron sacrificados 637 perros y 659 gatos, además de 21 aves, tres equinos, un hurón y otros cinco animales que no están identificados en los registros municipales, según una respuesta del Área de Sostenibilidad Medioambiental a preguntas de IU-Málaga para la Gente, en la que se explica el procedimiento que se sigue para sacrificar a estos animales, que como recoge la legislación autonómica consiste en una sedación profunda (se usa ketamina y xilacina) antes de que el veterinario municipal le administre una sustancia letal (pentobarbital sódico). Pese a los 1.326 animales sacrificados en 2015, la tendencia es a la baja hasta el punto de haberse reducido a la mitad desde 2012, que cerró con 2.177. Una reducción que, además de a la sensibilización ciudadana, el Ayuntamiento achaca a dos acciones municipales: la potenciación de las adopciones internacionales en el caso de los perros, y las colonias de gatos callejeros que controlan colectivos animalistas.

«Vamos por el buen camino», afirmó el concejal de Sostenibilidad Medioambiental, Raúl Jiménez, quien lamentó «la gran dificultad» que supone que, mientras en otras comunidades autónomas se cobra una tasa que disuade a los dueños, los ayuntamientos andaluces están obligados a hacerse cargo de los animales abandonados y perdidos durante un mínimo de diez días hasta que se les encuentre dueño o sean sacrificados. Los primeros en la lista, las mascotas menos sociables.

«Lo que es una medida proteccionista para el animal en Andalucía se convierte en que los centros zoosanitarios tienen que realizar sacrificios, puesto que no son espacios infinitos para albergar todos los animales que deseen», apuntó el edil. Ante esta situación, el alcalde apostó por la responsabilidad de los propietarios y por fomentar la adopción. «Ése es el camino en el que tenemos que avanzar», puntualizó el regidor, quien destacó la labor de la Protectora de Animales además de la cada vez mayor concienciación ciudadana, de la que también se hacen eco las formaciones políticas presentes en la Casona, además de otras sin representación como el Partido Animalista contra el Maltrato Animal (Pacma), que en las últimas elecciones municipales se situó como la sexta formación de la ciudad, con 3.389 votos.

animales fueron sacrificados el año pasado en el Parque Zoosanitario de Málaga, de los que 637 eran perros y 659, gatos. Además, se administró una sustancia letal a 21 aves, tres equinos, un hurón y otros cinco animales sin identificar en los registros. La tendencia es a la baja, reduciéndose a la mitad desde 2012 (2.177).