Diario Sur

Una inclinación que da miedo

Vecinos alertaron ayer sobre el peligro de esta palmera.
Vecinos alertaron ayer sobre el peligro de esta palmera. / E. D. M.
  • En la calle Frigiliana hay una palmera que está muy volcada y los vecinos temen que pueda llegar a caer

Al ver la palmera tan inclinada alguien puede pensar que sea una imagen del Caribe, pero es calle Frigiliana. Y tanta fue la inclinación que tomó ayer con el viento que algunos vecinos de la calle alertaron a la Policía Local ante el temor de que cayera finalmente al suelo. «Estaba más inclinada de lo normal y la Policía nos dijo que pasarían el aviso al servicio correspondiente», manifestaba una vecina, que se mostró preocupada porque la palmera en cuestión se desplome y pueda caer sobre algunos de los vecinos que de forma habitual transitan por la zona. Una preocupación que tiene su razón de ser, ya que en los dos últimos años han caído dos palmeras en esa zona, una de ellas causando daños a un coche.

El Ayuntamiento ha cortado en los últimos años varios árboles en la misma calle Frigiliana y en otros puntos de la ciudad al considerar los técnicos que suponían un riesgo. Operarios del Servicio de Parques y Jardines trasladaron también del lugar que ocupaba un ejemplar de drago, con más de 30 años, en la cercana barriada Parque Mediterráneo, en la calle Guillermo Carrera Rubio, que había generado algunos problemas. Y es que con un tronco único de casi dos metros de altura, seis ramas principales y una altura superior a los seis metros, el drago estaba plantado en un parterre que se había quedado pequeño dado el tamaño alcanzado por el ejemplar, ocasionando, además de las molestias a los vecinos, un riesgo debido a la caída de algunas ramas de tamaño importante.

En más de una ocasión nos hemos hecho eco en esta sección del peligro que suponen algunos árboles de la ciudad que, ya sea por su antigüedad o por su estado, amenazan con caer a la vía pública. La semana pasada recogíamos la caída de una rama de grandes dimensiones en El Ejido que por fortuna no alcanzó a nadie, aunque el desprendimiento se produjo en una hora en la que por la zona transitan bastantes estudiantes.

En este punto con suciedad se pide hacer un mirador marítimo.

En este punto con suciedad se pide hacer un mirador marítimo. / J. S.

Glorieta Antonio Molina: basuras entre las rocas

A la Glorieta Antonio Molina, en Huelin, le sobra la suciedad que se divisa entre las rocas y le falta el mirador que reclaman algunos colectivos, entre ellos asociaciones de vecinos y partidos políticos como el PSOE, cuyo grupo municipal presentó recientemente una moción para impulsar su construcción. La idea es hacer un mirador marítimo en el saliente con rocas que divide las playas de San Andrés y la Misericordia, que como se aprecia en las fotografías, constituye un punto negro debido a la presencia habitual de basuras, latas y excrementos de gatos y residuos de comida que, además de desprender malos olores, da muy mala imagen a la zona. La propuesta fue respaldada por todos los grupos políticos y se iba a remitir a Costas para su estudio.