Diario Sur

Médicos jubilados de Málaga denuncian que el consejero de Salud no los recibe

Médicos jubilados de Málaga denuncian que el consejero de Salud no los recibe
  • Presentan por registro una solicitud para entrevistarse con Aquilino Alonso y exponerle las carencias sanitarias malagueñas

Los médicos jubilados de Málaga que forman parte de un colectivo que reivindica mejoras sanitarias llevan dos meses esperando reunirse con el consejero de Salud, Aquilino Alonso. "No sólo no nos ha recibido, sino que ni siquiera ha contestado a la solicitud que le mandamos el pasado mes de agosto", han dicho representantes de los médicos. Un grupo de ellos, encabezado por Manuel García del Río, secretario general del Colegio de Médicos de Málaga, y el psiquiatra José María Porta, ha presentado este miércoles en el registro de la Delegación Provincial de Salud, un escrito pidiendo de nuevo la entrevista con el consejero, una cita que le ofrecen que se celebre en la sed del Colegio de Médicos malagueño.

El objetivo es exponerle a Alonso las reivindicaciones incluidas en el manifiesto 'Jubilación no significa indiferencia', leído el 2 de agosto pasado y firmado por casi 40 médicos jubilados que habían tenido puestos de responsabilidad en la sanidad pública. En ese documento se exponía el profundo malestar de esos facultativos por la precariedad de la sanidad de Málaga y por la desesperanza que invade a las nuevas generaciones de profesionales.

En el escrito presentado hoy se dice que la intención del citado manifiesto era alzar la voz en defensa de una sanidad pública de calidad e instar a la Administración a dotar de recursos suficientes a los centros sanitarios para que la atención a los pacientes esté garantizada, "lo que pasa necesariamente por respetar a la profesión médica" y reconocer a los profesionales como su principal activo.

En el manifiesto, que consta de doce puntos, se hace hincapié en que "el sistema sanitario público de Andalucía ha sufrido a lo largo de los últimos años un importante deterioro". Y añade: "Hay que estar ciego para no verlo. Precisamente, uno de los más serios problemas que, en nuestra opinión, existe es la negativa de los responsables sanitarios a admitirlo. La reducción del presupuesto ha sido muy importante, pero el nivel de exigencias al personal sanitario, incluso, se ha incrementado. El número de médicos se ha reducido de manera muy importante, también su salario, su estabilidad laboral y el tiempo de dedicación a su labor asistencial".

Asimismo, se indica que "es intolerable que la financiación de la sanidad andaluza siga estando a la cola de la sanidad española". Respecto a la situación de la sanidad pública malagueña se asegura que le faltan camas y que hay "un desbarajuste hospitalario", acentuado por la fusión de Carlos Haya y el Clínico.