Diario Sur

El Instituto de Investigación Biomédica de Málaga, único de Andalucía que no tiene sede

Acceso a una de las instalaciones del Ibima.
Acceso a una de las instalaciones del Ibima. / Sur
  • Las dependencias del Ibima están repartidas por varios hospitales y centros de la Universidad pese a que se anunció en 2009 que contaría con un edificio propio

El Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (Ibima) es el único de los cuatro de sus características que hay en Andalucía que carece de un edificio propio que unifique todas las áreas de trabajo. Los científicos que pertenecen al Ibima se reparten por once sitios distintos situados en los hospitales Clínico Universitario, Carlos Haya Civil y Materno, así como en centros de la Universidad de Málaga (UMA), según se pone de manifiesto en un informe elaborado por el secretario provincial de Sanidad de Comisiones Obreras, Rafael González Delgado, que recuerda que en 2009 la Junta de Andalucía anunció la construcción de una sede para el Ibima. De ese proyecto lo único que se acometió fue la puesta protocolaria de la primera piedra (febrero de 2011).

En cambio, el Instituto Biomédico de Sevilla  (IBIS), el Centro de Investigación Biomédica de Granada (CIBM) y el Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba disponen de edificios modernos, funcionales y de reciente construcción. Esos proyectos sí salieron adelante, lo que ha permitido a los investigadores que trabajan en ellos disponer de unas instalaciones unificadas. El caso de Málaga es distinto y la iniciativa de dotar al Ibima de una sede como las de Sevilla, Granada y Córdoba se frustró, pese a que la actividad científica malagueña es la segunda más importante de Andalucía tanto en proyectos llevados a cabo como en publicaciones en revistas científicas importantes.

El Instituto de Investigación Biomédica de Málaga, único andaluz que no tiene sede

Según se dice en las conclusiones del informe realizado por CC OO, «el olvido que en materia sanitaria tiene la provincia de Málaga en el marco de la comunidad autónoma se ve también reflejado en la investigación biomédica». En ese sentido, el sindicato añade: «De las cuatro provincias que poseen institutos de investigación, Málaga es la única que no cuenta con un edificio propio». Además, de haberse construido, la sede del Ibima sería la más pequeña de Andalucía, con 5.000 metros cuadrados. El edificio de Sevilla tiene 7.000 metros cuadrados; el de Granada, 8.981 y el de Córdoba, 10.000 metros cuadrados. Las once ubicaciones del Ibima (algunas están en sótanos de hospital) suman un total de 3.247 metros cuadrados (sólo el 11 por ciento del global andaluz).

«Continuamos con las promesas incumplidas por parte de la Junta de Andalucía en materia sanitaria para nuestra provincia, máxime cuando el resto de proyectos biomédicos se llevaron a cabo en fechas similares», afirmó a este periódico González Delgado.

Las carencias de espacio no impiden la eficacia y la calidad de las investigaciones desarrolladas por los profesionales del Ibima. Así, en cuanto a proyectos de investigación, Málaga ocupa el segundo lugar. Datos de 2014 indican que el Ibima sacó a delante 125 proyectos (23,02 por ciento del total andaluz). La primera posición fue para el IBIS de Sevilla, con 297 proyectos (54,69 por ciento). La tercera posición la ocupó Granada, con 64 proyectos en 2014 (11,78 por ciento) y la cuarta fue para Córdoba, con 57 (10,49 por ciento), según se pone de manifiesto en el informe de CC OO.

Publicaciones de impacto

Otro parámetro para medir el trabajo de un instituto de investigación biomédica guarda relación con la producción científica publicada en revistas de impacto. En ese apartado, el Ibima también es el segundo. El número de publicaciones del centro malagueño fue en 2014 de 415 (25,76 por ciento del total andaluz). La primera posición fue para el instituto de Sevilla, que publicó 632 trabajos (39,23 por ciento). Córdoba sacó a la luz 237 publicaciones (20,29 por ciento) y Granada, 327 (14,71 por ciento).

CC OO señala en su informe que en septiembre de 2009, el entonces presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, anunció la construcción del Ibima y dijo que el presupuesto para ello ascendía a 15 millones de euros. El plazo de apertura, desde la colocación de la primera piedra, oscilaría entre 24 y 36 meses. El Ibima iba a erigirse en los terrenos donde estaba previsto levantar el macrohospital. El tiempo fue pasando y ninguno de los dos proyectos salió adelante. «En teoría, en el peor de los casos, el edificio debería de haber comenzado su actividad investigadora a lo largo del 2014; estamos acabando el 2016 y nunca más se supo del proyecto. Con el agravante de que el resto de institutos se anunciaron en fechas similares y ya están funcionando», se lamentó Rafael González Delgado.

El sindicalista explicó que los institutos de investigación biomédica son centros creados en las dos últimas décadas en España para el desarrollo e investigación en el ámbito sanitario. Esa investigación tiene como objetivos descubrir nuevos mecanismos de enfermedad y posibles dianas terapéuticas, identificar y validar nuevos biomarcadores diagnósticos y desarrollar terapias para aquellas enfermedades que suponen importantes retos médicos, precisó González Delgado.