Diario Sur

La biblioteca del paciente del Clínico, premiada por fomentar la lectura en su ámbito

La biblioteca del paciente del Hospital Clínico Universitario con la que cuenta desde hace 30 años, ha sido premiada por fomentar la lectura en el ámbito hospitalario en el último congreso de la Asociación Andaluza de Profesionales de la Información y la Documentación (Aapid), que tuvo lugar hace unos días en Sevilla. En concreto, según informaron en un comunicado, la actividad de este servicio ha recibido el galardón en la sección a la mejor iniciativa pública en acción social en bibliotecas, por la labor que llevan a cabo los voluntarios y el fomento de la lectura en el ámbito hospitalario.

Este reconocimiento fue recogido por la jefa del Servicio de Biblioteca del Clínico Universitario, María Teresa García Ballesteros, a quien acompañaron dos de los voluntarios de la Biblioteca del Paciente de este centro sanitario malagueño, Isabel Marín y Vicente de la Cruz.

Por su parte, García Ballesteros, en su exposición y balance de este proyecto, explicó a los asistentes al encuentro cómo surgió la iniciativa al detectarse la necesidad de entretener a los pacientes a lo largo de su estancia en el hospital para hacerla más cálida y agradable y su vinculación y compromiso con este proyecto como profesional bibliotecaria del centro, destacando sobre todo la labor de los voluntarios, sin los cuales dijo que no hubiera sido posible mantener este servicio a los enfermos.

Reconocimiento

En ese sentido, aseguró que «la recepción de este premio significa el reconocimiento a muchos años de experiencia no sólo para mí, sino para todas las personas que a lo largo de la historia de nuestra biblioteca del paciente han hecho posible que 30 años después de su creación continuemos llegando cada día a las habitaciones de los pacientes para ofrecerles la lectura como medio de entretenimiento, diversión y evasión en el tiempo que se encuentran en nuestro centro para solucionar su proceso salud».

La biblioteca del paciente del Hospital Clínico inició su actividad hace más de tres décadas; comenzó a funcionar en el Hospital Civil y se trasladó a su lugar actual tras la apertura del Clínico Universitario, llevando a cabo alrededor de 1.400 préstamos anuales de libros para su lectura. De este modo, el grupo de voluntarios se ocupa de acercar cada día a los pacientes ingresados una gran oferta de libros, cuyo número se ha triplicado a lo largo de los últimos años.