Diario Sur

Multas de hasta 60.000 euros a los bares de Málaga cuyos clientes beban en la calle

Hasta ahora sólo se han aplicado las sanciones mínimas sin considerar agravantes.
Hasta ahora sólo se han aplicado las sanciones mínimas sin considerar agravantes. / SUR
  • El Ayuntamiento gradúa la cuantía de las sanciones en función de la reincidencia de los establecimientos

Los bares de copas que no se atengan a las ordenanzas municipales van a pagar por sus reincidencias. El Ayuntamiento de Málaga se ha puesto serio y, de la mano de la Policía Local, ha comenzado a advertir a los propietarios de los negocios cuyos clientes beban en la calle que se enfrentan a sanciones de hasta 60.000 euros.

Aunque las infracciones a la Ordenanza para la Garantía de la Convivencia Ciudadana ya establecía dichas multas, hasta la fecha sólo se estaba aplicando la cuantía mínima –301 euros– sin considerar ningún agravante. A partir de ahora Gestrisam sancionará con cantidades diferentes en función del número de sanciones firmes que acumule el negocio en el último año.

El documento elaborado por Gestrisam, y que está siendo repartido por los agentes de la Policía Local entre los negocios de las zonas de marcha, reseña que la nueva tarificación de las denuncias se aplica desde el pasado 26 de octubre. Para los negocios sin sanciones firmes en vía administrativa se mantiene la multa de 301 euros, mientras que la cifra crece en función del número de sanciones previas: 1.000 euros (una), 2.000 euros (dos) y 3.000 euros (tres).

A partir de la tercera denuncia, la infracción pasa a catalogarse como muy grave y la sanción crece hasta los 24.001 euros. Esa cantidad aumentará a razón de 3.000 euros con cada una de las denuncias sucesivas dentro del mismo año hasta alcanzar el tope de 60.000 euros.

Desde Gestrisam afirman que la cuantía de las sanciones no se ha modificado, y que la única novedad es que ahora se han graduado para que todos los infractores sepan a lo que se atienen. Confiesan que hasta ahora no se han aplicado, aunque es una facultad que tiene el instructor. «Se está entregando una simple nota informativa, porque muchos ciudadanos nos las estaban pidiendo para saber a lo que se atienen», sostienen.

Plaza Mitjana

Este tipo de documentos se están repartiendo en zonas de marcha nocturna como la plaza Mitjana o la cercana Luis de Velázquez, en donde las denuncias policiales se repiten todos los fines de semana y provocan un tremendo enfrentamiento entre hosteleros y residentes. De hecho, como ya ha informado este periódico en diferentes ocasiones, los vecinos han colocado carteles reclamando silencio y los responsables de los negocios han contraatacado con mensajes alusivos al empleo generado.

Las cartas llegan también en un momento en el que el control policial se ha intensificado en estas calles durante las noches de los fines de semana. En un intento por controlar y hacer cumplir los horarios de cierre de las terrazas, los agentes policiales y las brigadas de limpieza entran en estas vías a las 2 de la mañana, lo que también ha provocado una oleada de quejas de los empresarios que acusan a los agentes de «acoso» e incluso de realizar «denuncias falsas».

En este sentido, los empresarios de la noche han comenzado a movilizarse e incluso se plantean recurrir a la vía judicial para defender lo que consideran sus derechos. De momento han convocado diferentes encuentros con responsables del sector para analizar las medidas a tomar en un intento de mantener sus negocios.