Diario Sur

Heredia se doctora en Madrid

Heredia se doctora en Madrid
/ Ilustración Mikel Casal
  • El diputado malagueño ha desempeñado un papel fundamental en la crisis del PSOE y ha saltado del segundo a primer plano político nacional

Fue en 2001 cuando la Asociación de Periodistas Parlamentarios, en su gala anual, galardonó con el Premio Limón al diputado desconocido a Miguel Ángel Heredia. Nada que ver con la situación actual, donde el político malagueño, tras veinte años como representante de la provincia en el Congreso, juega un papel fundamental dentro del PSOE nacional y en la Cámara Baja, donde desde su puesto como secretario general del grupo socialista se ha convertido en los ojos y los oídos de la todopoderosa federación andaluza y en la voz autorizada de su líder, Susana Díaz, con la que mantiene una asidua interlocución. Hasta ahora al dirigente nacido en Mollina en 1966 había desarrollado una ingente y eficiente labor como parlamentario en un discreto segundo plano, sin embargo los acontecimientos vividos por el partido del puño y la rosa en las últimas semanas le han colocado en el primer plano político nacional.

Heredia es el único de los ocho secretarios generales del PSOE en Andalucía con un cargo en Madrid. Una posición que le ha hecho ser el interlocutor de la federación andaluza en todo el proceso de negociaciones y mediaciones que desembocó en el polémico comité federal del pasado 1 de octubre que concluyó con la marcha de Pedro Sánchez como secretario general y el nombramiento de una gestora presidida por Javier Fernández. Con el político asturiano mantiene Heredia una excelente relación forjada cuando el malagueño llegó hace veinte años por primera vez al Congreso y coincidió allí con el hoy líder de los socialistas españoles. Vinculación que también mantiene con otros líderes regionales como el valenciano Ximo Puig y el castellano-manchego Emiliano García Page.

Quienes lo conocen definen a este doctor en Ciencias Biológicas –carrera que estudió para emular a su admirado Félix Rodríguez de la Fuente–, casado y padre de dos hijos (Miguel Ángel y Curro), como un político de partido, trabajador y metódico. Cualidades que en estos días complicados y de zozobra para el PSOE ha puesto en práctica en jornadas maratonianas de reuniones con compañeros de distintas federaciones y continuas llamadas telefónicas; diálogo con el que ha buscado el consenso, la unidad y que las heridas no se agrandaran. Ahora trabaja para coser esas heridas. Junto a ello, ha ejercido en varias ocasiones como portavoz del partido ante los medios de comunicación (un asesor recuerda que en una de las ocasiones atendió en un corrillo en el Congreso a 43 micrófonos).

Lograr la mayor unidad posible en torno a la posición fijada por los barones socialistas en torno a la abstención de los diputados en la investidura de Rajoy, bajo el principio de ‘primero España y luego el PSOE’, y lograr que el grupo en el Congreso siguiese funcionando en su labor de oposición «dura y constructiva» al Gobierno y no se vea afectado por la situación interna del partido son los objetivos marcados por Miguel Ángel Heredia. El primero ya se ha cumplido, aunque hubo quince diputados que rompieron la disciplina de voto; respecto al segundo ahora el reto del político malagueño, como secretario general del grupo socialista, es que el PSOE ejerza el papel de primer partido de la oposición. Para ello, ya tienen en cartera las primeras medidas que llevarán a la Cámara Baja: una proposición de ley para eliminar la reválida; otra proposición que garantice el presente y el futuro de las pensiones; y promover una reunión de la conferencia de presidentes autonómicos.

Mucho se va a tener que fajar en esta nueva etapa Miguel Ángel Heredia, cuyo papel será más protagonista y, sobre todo, tendrá una mayor visibilidad. Además, el rol desempeñado en las últimas semanas y el que tiene por delante también ha servido para acabar con ciertos recelos en el PSOE de Andalucía hacía el político malagueño por su cercanía a Pedro Sánchez. En este sentido, hubo quien interpretó la retirada al político malagueño del cargo de coordinador de la interparlamentaria socialista como un castigo por parte de Susana Díaz por esa postura entre dos aguas políticas. Ahora, según reconocen fuentes socialistas, su posición política se ha reforzado no sólo en el Congreso, sino orgánicamente y ante Díaz –las llamadas telefónicas y las reuniones entre ambos son permanentes–.

Hijo de Antonio y de Oliva, una familia humilde de Mollina, Miguel Ángel Heredia tuvo vocación política desde muy temprana edad y se forjó en las Juventudes Socialistas, la rama juvenil del partido que dirigió en la provincia. En 1996, en la primera legislatura de Aznar como presidente del Gobierno, llegó al Congreso, donde ha revalidado su escaño desde entonces. En septiembre de 2014 fue nombrado secretario general del grupo socialista en la Cámara Baja, un cargo desde el que coordina la agenda y la estrategia política de los 85 diputados del PSOE. La degradación de Sánchez a diputado raso ha hecho que su peso en el grupo sea mayor y ya ocupa el segundo lugar en el escalafón tras el portavoz, Antonio Hernando.

A nivel orgánico su gran momento llegó en julio de 2008 cuando tras la decisión de Marisa Bustinduy de no repetir como secretaria general, Heredia, que era miembro de su ejecutiva, fue el elegido por la dirección del partido para optar al cargo. Se midió al profesor universitario Fernando Arcas y ganó la secretaría general. Revalidó el cargo en 2012 con el 83% de los votos y después de que el candidato crítico, José Aurelio Aguilar, no consiguiera los avales necesarios para presentarse. Aún no ha desvelado si optará a una tercera reelección cuando se celebre el congreso provincial. Sus detractores suelen atacarle diciendo que gana congresos pero no elecciones. De los nueve comicios (locales, autonómicos, generales y europeos) celebrados en los últimos ocho años, el PSOE en la provincia ha ganado tres: las europeas de 2009 y 2014 y las andaluzas de 2015.

En este periodo al frente del partido ha acometido una renovación generacional de los cuadros orgánicos e institucionales y ha pacificado el partido, aunque existen algunos grupos pequeños de críticos. A pesar de no ganar elecciones a día de hoy el socialismo gobierna, merced a pactos, en ciudades en las que llevaba más de dos décadas sin hacerlo como Marbella o Torremolinos.

A pesar de sus responsabilidades en la política nacional, Heredia, un apasionado de la política, una persona agradable en el trato y un trabajador incansable como lo definen sus conocidos, no se olvida de la provincia, cuyos 103 municipios y sus necesidades conoce al dedillo y suele recorrer varios de ellos a la semana.