Diario Sur

Susto en el campus de El Ejido

Susto en el campus de El Ejido
  • Una rama de grandes dimensiones se desprende junto al Pabellón de Gobierno sin causar heridos

Dice el refrán que no hay que hacer leña del árbol caído, y no lo hacemos, porque afortunadamente todo quedó en un susto, aunque pudo haber tenido otras consecuencias bien distintas. Sucedió ayer en el campus de El Ejido poco antes de las dos de la tarde, una hora en la que hay mucho movimiento de estudiantes. Una rama de considerables dimensiones de un árbol de gran porte se desprendió a la entrada del Pabellón de Gobierno de la Universidad y fue a caer sobre la acera y parte de la calzada llevándose por delante un cable del tendido eléctrico. Por fortuna la enorme rama no alcanzó a nadie que pasara en ese momento por la zona ni a ningún vehículo que circulara por la calzada en ese preciso instante, por lo que no hubo que lamentar daños personales, aunque sí algunos materiales, ya que algunos vehículos que se encontraban estacionados por allí sufrieron algunos arañazos.

Bomberos y Policía Local acudieron al lugar del desprendimiento, y mientras los agentes acordonaban la zona, los bomberos procedieron a retirar la rama caíd, de grandes dimensiones y que tuvo que ser troceada con sierras.

Un árbol propio para la ciudad

Precisamente una lectora escribe acerca de la que considera la mejor especie de árbol para plantar en la ciudad. Según María Victoria Seoane, se trata del denominado Ginkgo Biloba, «especie que Darwin la llamó ‘fósil viviente’, por ser la especie superior viva más antigua del planeta. Granada y Barcelona, entre otras ciudades, tienen Ginkgo Biloba en sus calles», dice. Y es que según comenta, «este hermoso árbol ornamental proporciona sombra, algo que es muy importante en nuestra ciudad». «Los japoneses tienen este árbol en las ciudades, porque además, purifica el medio ambiente protegiendo de la contaminación». Y agrega que son conocidas sus propiedades farmacéuticas. «Yo mismo tomo Gingkgo Biloba o Tanakene, comprado 100% natural en la farmacia, y que es buenísimo para el riego sanguíneo del cerebro, la circulación periférica, etc». Un árbol que además dice que es resistente a las enfermedades y a los insectos y que en sí mismo «es impresionante, pues sobrevivió a la bomba atómica de Hiroshima, algo fantástico e increíble». Por eso, esta ciudadana afirma que «el concejal de Medio Ambiente, asesorado por un ingeniero agrónomo, debería encontrar acertada esta proposición» para plantarlo en la ciudad, donde es una especie que existe en nuestro paseo del Parque.

Rama tronchada

En la calle San Vicente de Paúl, en la esquina con la calle República Argentina, hay un árbol que tiene un rama que está tronchada y con riesgo de caída justo delante del colegio El Limonar, en un sitio por donde pasan cientos de niños, advierte un lector.