Diario Sur

Detienen en Torremolinos a un hombre acusado de suministrar drogas que facilitan el abuso sexual

  • La Policía Nacional incauta pastillas contra la disfunción eréctil, casi 300 frascos de un vasodilatador, éxtasis, cocaína y GHB

La Policía Nacional anunció ayer la detención en Torremolinos de un hombre como presunto responsable de un delito de tráfico de drogas, muchas de ellas destinadas a facilitar el abuso sexual. El arrestado, al que se le incautó un alijo, utilizaba su propia vivienda como punto de venta al menudeo de estupefacientes. En otro inmueble, utilizado como almacén por el arrestado, los agentes descubrieron un alijo de estupefacientes compuesto de 549 pastillas utilizadas en el tratamiento de la disfunción eréctil y 84 de éxtasis, más de seis litros de GHB (ácido gamma-hidroxibutírico, conocido como «la droga de las violaciones»), 158 gramos de cocaína y distintas cantidades de ketamina, MDMA y Mefedrona, así como 285 frascos del vasodilatador Popper. Además, los agentes intervinieron 16.005 euros en efectivo, tres teléfonos móviles y un ordenador.

Para eludir la acción policial, el arrestado extremaba las medidas de seguridad tanto para guardar los estupefacientes como a la hora de atender a su clientela, en su mayoría jóvenes consumidores de la Costa del Sol que hacían su encargo por teléfono y que, posteriormente, iban al domicilio del investigado, donde se realizaban las transacciones, según informó la Policía Nacional en un comunicado. La investigación se inició cuando los investigadores tuvieron conocimiento de que una persona se estaba dedicando a la venta al menudeo de sustancias estupefacientes a consumidores de una céntrica zona de ocio de Torremolinos.

En las primeras pesquisas, los agentes de la Policía Nacional identificaron a un hombre de 39 años y vecino de la localidad como la persona que estaría distribuyendo distintos estupefacientes entre jóvenes consumidores de la localidad. Así, se centraron en esta persona y averiguaron que vivía en una vivienda de la zona centro de Torremolinos. Allí recibía a los compradores y les suministraba los estupefacientes convenidos. Igualmente, comprobaron que recibía los encargos de sus clientes bajo pedido telefónico y que para proveerse de las distintas sustancias acudía a un segundo inmueble, próximo a su vivienda, que utilizaba como almacén o «guardería».

La investigación concluyó con la detención del hombre, que ingresó en prisión por orden del juez competente, y con la incautación del alijo de drogas y la intervención de más de 16.000 euros, tres móviles y un ordenador.