Diario Sur

El pleno de las causas sociales

  • La corporación rebaja el tono de la jornada anterior y aprueba programas contra el acoso escolar, la exclusión social, la pobreza energética y de mejoras en el Centro Municipal de Acogida. También hubo un 'sí' a la recuperación de las pinturas murales de Gaona

La crispación y la disputa que marcaron ayer la primera sesión del pleno correspondiente al mes de octubre han dejado paso esta mañana a un tono más conciliador entre los grupos. Al menos ésa ha sido la tónica general después de los cruces de reproches en torno al futuro de los terrenos de Repsol y de la manzana de los cines Astoria y Victoria. Hoy había segundo turno en el orden del día, y en este caso los grupos lo han tenido más fácil para acercar posturas y llegar a acuerdos plenarios, aunque también hay que decir que el fondo de las propuestas han tenido un perfil más bajo y se han centrado sobre todo en el ámbito social, donde es más fácil entenderse.

Así ha ocurrido en el caso de varias mociones aprobadas en este sentido: abría el debate una petición del concejal adscrito Juanjo Espinosa pidiendo el apoyo del resto para mejorar las condiciones de la atención en el Centro Municipal de Acogida, una iniciativa integral que no sólo afectará al capítulo social y sanitario, sino también a otros asuntos como la alimentación que se proporciona en el espacio a personas sin hogar o a la situación laboral de los empleados.

En una línea similar en materia social, el grupo Ciudadanos ha conseguido sacar adelante por unanimidad dos mociones relacionadas con la atención a alumnos que sufren la lacra del acoso escolar y, en otro orden de cosas, a los niños que están en riesgo de exclusión social. Esta última moción impulsará un trabajo conjunto entre el Ayuntamiento y la agrupación de desarrollo de la infancia, una figura que en palabras del edil de Derechos Sociales, Julio Andrade, “ya funciona desde hace año y aglutina el trabajo que hacen esta materia las asociaciones malagueñas”.

El impulso a este tipo de medidas se ha completado con otras dos presentadas por Málaga para la Gente y Juanjo Espinosa en materia de pobreza energética: “Es necesario un plan de emergencia municipal para que todos los malagueños tengan luz”, ha destacado en su turno de palabra el concejal no adscrito. La petición ha sido ampliada por la edil de Málaga para la Gente, Remedios Ramos, con datos: “Hay siete millones de españoles que pasan dificultades para pagar sus recibos y la pobreza energética está detrás de 2.300 muertes prematuras”. En ambos casos, los concejales han votado a favor de impulsar un programa que palíe las carencias en este sentido.

Pinturas murales

Quizás los momentos de más tensión de la jornada han estado concentrados en el debate de una moción que presentaban los populares sobre la necesidad de recuperar las pinturas murales recientemente descubiertas en la fachada del instituto Gaona, y cuya aparición adelantó SUR. En la defensa de su texto, el edil de Urbanismo, Francisco Pomares, ha solicitado el apoyo de los grupos para instar a la Junta de Andalucía a que participe en los trabajos de recuperación de las pinturas, bien directamente o a través de un convenio con el Ayuntamiento. Y ahí ha empezado la discusión, no sólo por el cruce de acusaciones sobre quién tiene competencias para abordar los trabajos, sino con la denuncia que Málaga para la Gente, Málaga Ahora y PSOE han hecho llegar al alcalde sobre su política de conservación de patrimonio.

El que más lejos ha llegado ha sido el edil socialista Sergio Brenes, que ha llegado a comparar a De la Torre con Nerón, “que disfrutaba contemplando cómo se quemaba Roma”. En su símil, el concejal ha recordado que el alcalde es el responsable de que “300 edificios históricos hayan sido declarados en ruinas y ahora sólo puedan ser disfrutados por las ratas del vertedero de Los Ruices”. A su juicio, que Málaga haya perdido parte de los testimonios arquitectónicos de los siglos XVIII y XIX “sólo tiene un responsable, que es usted”. Recogía el guante el propio regidor, que ha despachado con un sonoro “paso de alusiones personales” la reflexión de Brenes. “No entro en eso porque los malagueños saben ahora cómo está Málaga y cómo estaba hace veinte años”, ha añadido el alcalde poco antes de admitir que “una de las cosas de las que más orgulloso estoy es el cariño y el cuidado con el que se trata el patrimonio en esta ciudad”.

A pesar de los desencuentros, y una vez escuchadas el resto de las críticas, sobre todo de Ysabel Torralbo que ha leído un listado de pinturas murales perdidas “por la desidia municipal”, el debate se ha reconducido y todos han votado por unanimidad el proyecto de recuperar las pinturas murales en Gaona y pedir ayuda a la Junta para que colabore en los trabajos.