Diario Sur

El acusado de matar al niño hallado en una balsa declara que se cayó al agua y él se bloqueó

málaga. La defensa del acusado de matar a un niño de tres años, hijo de su entonces pareja, que fue encontrado en una balsa en Los Montes de Málaga en 2015, mantiene el argumento de que el pequeño se cayó al agua y su cliente se bloqueó, sin que hubiera un plan preconcebido para acabar con su vida. Por esto, estima que se trata de «un delito de homicidio imprudente en concurso con omisión del deber de socorro».

Así consta en el escrito del letrado defensor, al que ha tenido acceso Europa Press, en el que se indica que la pena a imponer al acusado debería ser de dos años y medio de prisión y el pago de una indemnización de 100.000 euros a cada progenitor. Se señala que de la investigación no se desprende un propósito criminal, oponiéndose a las conclusiones provisionales de las acusaciones -Fiscalía y abogados que representan a los padres del pequeño-, que sí sostienen que hubo un plan preconcebido y que lo acusan de un delito de asesinato, solicitando una pena de 20 años de prisión.

Para el letrado, se debe aplicar la atenuante de alteración mental, al padecer un déficit de inteligencia en grado leve o ligero del 35 por ciento, inteligencia límite; así como la de miedo insuperable, al haber actuado por eso cuando huyó y no socorrió al menor. El letrado impugna la declaración ante la Guardia Civil, donde según un atestado dijo que no lo sacó del agua al estar enfadado con la madre. En el documento de defensa, se insiste en que el día de los hechos, el acusado fue a recoger al menor al colegio y luego se fue a un mirador en Los Montes de Málaga, tras pasar por una gasolinera para comprar algo de comer.