Diario Sur

Los taxistas piden una parada en el nuevo hotel Miramar y reubicar la del Málaga Palacio

La calle Keromnes será semipeatonal
La calle Keromnes será semipeatonal / Álvaro Cabrera
  • El sector reclama al Ayuntamiento que se habilite una zona de estacionamiento en el Paseo de Reding para dar servicio al establecimiento

Los taxistas no quieren dejar escapar la oportunidad de negocio que se les presenta con la esperada apertura a finales de año del Gran Hotel Miramar, el primer cinco estrellas gran lujo de Málaga. El sector viene planteando desde hace meses al Ayuntamiento su interés en recuperar la parada que había cuando el Palacio de Miramar era sede de los juzgados. De momento, lo que se da por descartado es ubicarla en su emplazamiento original, en la calle Keromnes, ya que este vial quedará de uso semipeatonal cuando terminan las obras que se están ejecutando. Así que, como alternativa y tras haber mantenido contactos con los responsables del hotel, los taxistas solicitan que la parada se sitúe en el Paseo de Reding, en el tramo comprendido entre las calles Fernando Camino y Keromnes, a la altura del Palacio de la Tinta. A su favor argumentan que la acera es lo suficientemente amplia como para hacer una bahía que permita estacionar a los taxis sin afectar al tráfico rodado, una propuesta que ahora deberá ser estudiada por la Gerencia Municipal de Urbanismo.

La instalación de una parada junto al Gran Hotel Miramar es una de las principales propuestas que las asociaciones del sector han trasladado al Área de Movilidad en una reunión mantenida recientemente, pero no la única. En ese encuentro, el colectivo también volvió a reclamar la reubicación de la parada situada junto al Málaga Palacio, que tras la peatonalización del entorno de la Catedral fue trasladada de Molina Lario a Cortina del Muelle.

Apenas unos metros de diferencia, pero con un serio ‘handicap’ para los taxistas, puesto que independientemente de que el cliente quiera ir a la zona este o a la oeste de la ciudad, están obligados a circular en dirección hacia el edificio de la Aduana y dar un rodeo hasta la plaza del General Torrijos. Además, al estar la cabecera más alejada del hotel, los taxistas hacen cola de forma inversa, de modo que los primeros se quedan al inicio y los que van llegando se sitúan al final, una maniobra que dificulta la fluidez del tráfico rodado.

La alternativa que propone el sector, cuyo estudio fue aprobado en Pleno a raíz de una moción de IU-Málaga para la Gente, contemplaba mover la parada a la acera norte de Cortina del Muelle y en sentido contrario, pero no convence a Movilidad. A cambio, el departamento municipal propone su traslado, pero manteniendo el sentido de la circulación y permitiendo su paso por Postigo de Abades hasta Molina Lario. En cualquier caso, también deja la decisión en manos de Urbanismo, que ya ha advertido que esta actuación supondría una variación del proyecto aprobado que debería contar con el visto bueno de la comisión de seguimiento del Plan Turístico de Málaga integrada por el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía, a través de la cual se ejecutaron las obras del entorno de la Catedral.