Diario Sur

Los grupos se enrocan en sus propuestas para Repsol

Los grupos se enrocan en sus propuestas para Repsol
/ Álvaro Cabrera
  • PSOE, Málaga Ahora y Málaga para la Gente mantienen su defensa de parque y piden la convocatoria de la mesa de trabajo; el equipo de Gobierno se aferra a los informes para el 'no' y Ciudadanos se abstiene en el debate como forma de protesta

A pesar de que son deseables, sobre todo en el ámbito político, no todas las veces los debates avanzan hacia la solución final. Más bien al contrario. Es lo que parece ocurrir en la discusión sobre el futuro de los terrenos de Repsol, que esta mañana ha vuelto a protagonizar un agrio desencuentro en el pleno y que al menos por el momento mantiene más que alejada la posibilidad de llegar a un consenso. El debate lo servían a modo de moción urgente (y conjunta), los grupos de izquierda de la oposición municipal (PSOE, Málaga Ahora y Málaga para la Gente), que insisten en su idea de recuperar la consulta popular para despejar un futuro que ellos no contemplan sin un bosque urbano en este enorme espacio. En el lado contrario está el equipo de gobierno, que ve deseable una parte para zona verde pero que lo fía todo a convertir el solar “en una enorme zona de oportunidad que atraiga empleo (es decir, viviendas y oficinas)”, según ha destacado el edil de Urbanismo, Francisco Pomares, en su turno de palabra. Y en la postura intermedia se encuentra Ciudadanos, que prefiere mantenerse en una zona templada hasta que llegue el momento de tomar una decisión.

Con estas posturas más que fijas e inamovibles, ¿cuál ha sido el nuevo motivo de disputa? Pues el “cierre unilateral y el fin de la posibilidad de hacer una consulta”, según denuncian los partidos de la oposición, por parte del equipo de gobierno, que se aferra a dos informes del Área Económica y la Gerencia de Urbanismo para insistir en el perjuicio económico que eso generaría en la ciudad. Se da la circunstancia de que los populares han insistido en estos informes cuando hay otros dos sobre la mesa del Secretario General y el Interventor que no ven con malos ojos la posibilidad de someter el futuro de Repsol a la opinión de los vecinos, aunque no sea vinculante. Es decir, que la oposición de izquierdas se queda con estos dos últimos informes mientras que el equipo de gobierno se aferra a los anteriores para tumbar la consulta. Un motivo más que suficiente para la disputa, sobre todo teniendo en cuenta que los populares votaron en dos mociones anteriores que 'sí' a esta consulta de los vecinos.

Con estos mimbres y una generosa representación del colectivo vecinal que da su apoyo al Bosque Urbano, el desencuentro estaba asegurado. Completaban la estampa las ediles de Málaga Ahora con la portavoz Ysabel Torralbo a la cabeza, que han participado en el pleno enfundadas en unas camisetas en las que denuncian que Paco de la Torre “no cumple” y con una foto del alcalde caracterizado como Pinocho “por haber mentido sobre la posibilidad de hacer una consulta entre los vecinos”. Así lo ha expresado la propia portavoz, que no ha ahorrado críticas a la “actitud antidemocrática” del primer edil, quien se defendía diciendo que “pocos grupos como el PP han hecho tanto como para que los terrenos de Repsol estén libres”.

Sin embargo, tanto el alcalde como su edil de Urbanismo se han mantenido en su postura. “¿Es que ustedes no piensan en los 65.000 parados que hay en Málaga?”, insistía vehemente Pomares para defender la idea de su grupo de crear “una enorme zona de oportunidades”. A cambio, el concejal propuso como alternativa de pulmón verde otras zonas pendientes en la capital como Campamento Benítez o Arraijanal.

No convenció en absoluto la intervención del popular, y tanto la portavoz del grupo socialista, María del Carmen Moreno; como el de Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla, se sumaron a la crítica previa de Ysabel Torralbo. “Ustedes han pasado de ser del partido del rodillo al partido del engaño”, le espetaba la portavoz del PSOE tras recordar que fue su grupo, en la época de Pedro Aparicio, “el que más hizo por liberar la zona y defender el proyecto de hacer un gran parque”.

Con una dureza similar, Zorrilla recriminaba al equipo de gobierno su postura “antidemocrática” por haber tumbado la posibilidad de una consulta popular. “Ustedes aún no han cambiado el chip de la mayoría absoluta y se mueven por una forma de hacer urbanismo del pelotazo”, ha destacado Zorrilla.

Ciudadanos, partido clave

Las posturas de ambos no han terminado de decidir a Ciudadanos, que con sus tres votos se convierte de nuevo en un partido clave para terminar de inclinar el proyecto de uno u otro lado. A pesar de los contantes guiños de ambos frentes, ellos tampoco se mueven de su postura intermedia y además han añadido esta mañana en el pleno otra modalidad de protesta: se han abstenido en la votación. “Lo hacemos como forma de protesta ante la falta de respuesta que han dado unos y otros”, se ha quejado el edil del partido naranja, Alejandro Carballo.

En ese escenario, la votación ha caído al final (con 15 votos) del lado de los grupos de izquierda, que aunque sea de modo testimonial -porque la dcisión final depende del equipo de gobierno- han afeado no sólo la postura del alcalde en este cambio de idea sobre la consulta, sino que se ha reafirmado en su exigencia de que vuelva a convocarse la mesa técnica para avanzar en una solución consensuada para Repsol. Aunque visto lo visto esta mañana, esa posibilidad aún está muy lejos.