Diario Sur

La fiesta de Halloween deja numerosos destrozos en Málaga

vídeo

Aspecto que presenta la subida a Monte Gibralfaro. / Foto y Vídeo: Antonio Guzmán Ramírez

  • Marquesinas rotas, papeleras arrancadas y calles llenas de suciedad de desperdicios es el balance del día después de la noche de 'terror'

La noche de Halloween dejó un rastro de miedo no solo para los que disfrutaron de esa fiesta importada que cada vez tiene más adeptos sino para los que se encontraron esta mañana con numeroso mobiliario urbano destrozado: marquesinas de paradas de autobuses rotas, papeleras arrancadas, basuras esparcidas por doquier y coches y aceras llenas de impactos huevos estrellados.

Los destrozos producidos la pasada noche en algunas zonas de la ciudad como el Cerrado de Calderón, y especialmente en la calle Olmos, fueron elocuentes, según denuncian varios vecinos de la zona. «Han amanecido destrozadas todas las marquesinas de autobús, y las papeleras están arrancadas y rotas», dice Raúl García. «Anoche se concentraron muchas personas en los alrededores de la zona alta del Cerrado de Calderón (donde se encuentra la zona comercial de Mercadona y Burguer King), seguramente la mayoría solo con la intención de pasarlo bien, pero es evidente que algunos otros disfrutaron de otra manera, comportándose como verdaderos delincuentes».

Y no hay más que ver las fotografías, en las que se aprecian destrozadas las marquesinas de las paradas del autobús, y las papeleras arrancadas de cuajo con su contenido tirado en la calle. «Noche de gamberros vivientes en Cerrado de Calderón», comenta otra vecina de la zona, María Eugenia M., quien no daba crédito esta mañana al contemplar el panorama desolador dejado después de la noche de «terror» al divisar papeleras reventadas, marquesinas de autobús con los cristales hechos añicos y los coches y las aceras con impactos de huevos. Aunque eso no era lo peor, porque según comenta esta ciudadana, los huevos lo lanzaban también anoche a los coches que circulaban, algo que ya no solo es una gamberrada, pues realmente ponía en peligro la seguridad via.

Pero no ha sido la única zona. También en la subida al Monte Gibralfaro ha amanecido en un estado lamentable, tal y como nos comenta Antonio Guzmán Ramírez. Todo el vial estaba cubierto de desperdicios y restos del botellón que decenas de jóvenes disfrutaron anoche, pero cuyo final han padecido el resto de ciudadanos esta mañana.