Diario Sur

Juan José Espinosa.
Juan José Espinosa. / Á. CABRERA

Primera mancha de Podemos en Málaga

  • Las acusaciones de Málaga Ahora contra el edil Espinosa por facturas presuntamente irregulares ponen un velo de sombra sobre este partido, adalid de la regeneración

  • La polémica por el pago con dinero público de alcohol, compresas o chacinas salpica las primarias para liderar la formación morada, cargo al que opta el concejal

Además de canalizar el descontento ciudadano con los partidos tradicionales en plena crisis económica, Podemos saltó al tablero político con un discurso basado en la regeneración ética de la política. Esta imagen ha quedado tocada en Málaga con la mancha del caso que en estos días marca parte de la actualidad en el Ayuntamiento de la capital: las acusaciones de Málaga Ahora contra Juan José Espinosa -el hoy edil no adscrito que hasta finales de septiembre formó parte de este grupo municipal- referente a facturas presuntamente irregulares que abonó con las asignaciones de dinero público que recibe esta formación, que se presentó a las elecciones municipales de 2015 -donde consiguió cuatro concejales- como una confluencia de partidos y movimientos sociales, entre ellos la organización de Pablo Iglesias. Hasta el momento ha habido cruce de acusaciones y reproches entre las dos partes, pero no se ha despejado la sombra que se cierne sobre el uso del dinero.

Primera mancha de Podemos en Málaga

La normativa que regula las asignaciones a los grupos políticos municipales establece que deben destinarse a la realización de los gastos de funcionamiento del grupo, no pudiendo emplearse en el pago de remuneraciones de personal de cualquier tipo al servicio de la corporación, ni tampoco en inversiones.

Málaga Ahora envió el 12 de octubre un burofax a Espinosa en el que le daba un plazo de cinco días para justificar 4.083,58 euros de 2015 y 2016. De esa cantidad, 2.756,09 euros se corresponden con retiradas en efectivo «no justificadas hasta ahora mediante la aportación de documento alguno» y 1.327,49 euros de los que se han aportado facturas de compra que «no pueden legalmente asignarse al grupo municipal y que, por lo tanto, no justifican la legítima disposición de ese dinero», según el documento. Entre esas facturas se encuentran la que hacen referencia al pago con dinero público de alcohol, chacinas, compresas, suavizantes o bastoncillos para los oídos. Además, una asociación cultural de la que Espinosa aportó facturas por valor de 810 euros aseguró, como adelantó este periódico hace unos días, no haberlas emitido y el grupo municipal agrega que una de las facturas, de 254,10 euros, corresponde a una imprenta sin actividad.

Por ello, Málaga Ahora sostiene la existencia de facturas «falsas e irregulares» y explica, en el burofax, que «los recursos del grupo municipal se constituyen con dinero público que no puede emplearse en ningún caso para financiar directa o indirectamente a los partidos políticos (tales como organización de actos internos, mítines, fiestas), si no que sirve exclusivamente para sostener los gastos derivados de la actividad de representación política en dicho grupo municipal». A este respecto, fuentes consultadas añadieron que existe la sospecha de que pudiera haberse utilizado parte del dinero para actos organizados por Podemos, de cuyo consejo ciudadano municipal -la ejecutiva- forma parte Espinosa.

Juan José Espinosa tilda de «infundadas» las acusaciones y defiende que «todos sus gastos están justificados». Argumenta que los gastos en supermercados no son suyo, pero evita dar explicaciones detalladas sobre sus facturas escudándose en que todo obedece a una maniobra política de Málaga Ahora en la que ha puesto en funcionamiento «la máquina del fango» para interferir en la campaña de las primarias para elegir a próximo secretario general de Podemos en Málaga -cargo al que opta-.

Espinosa ha reiterado en estos días que Málaga Ahora apoya la candidatura a la secretaría general que presenta Margarita Reyes -el tercer candidato en liza es el diputado nacional Alberto Montero- con la inclusión en su lista de la técnico municipal de Málaga Ahora Irene García Campos.

Protagonistas

El distanciamiento político entre Juan José Espinosa y la portavoz de Málaga Ahora, Ysabel Torralbo, se remonta a varios meses atrás pero estalló en septiembre. En el centro se encontraba la disputa sobre el control del dinero del grupo -según datos oficiales y antes de la marcha de Espinosa, Málaga Ahora recibía del Ayuntamiento de la capital, unos 111.872,04 euros al año-, unido al proceso de primarias en Podemos, que se celebrará en noviembre.

La fractura del grupo llevó a que el consejo ciudadano municipal de Podemos retirara el apoyo a Málaga Ahora y a la destitución de Nicolás Sguiglia como cargo de confianza de Málaga Ahora en la Diputación -este activista es la mano derecha de Espinosa-. Junto a ellos destaca el papel de dos asesores, los abogados Oliver Roales, afín a Torralbo -fue de número cinco en la lista de Málaga Ahora, si Espinosa dimitiera como edil él entraría en la corporación- y Miguel Ruiz, alineado con Espinosa.

Temas