Diario Sur

Una graduada por la UMA, finalista del certamen de jóvenes arquitectos de Venecia

Blanca Gómez.
Blanca Gómez.
  • Blanca Gómez trata de asimilar la noticia, que no esperaba ya que no se presentó al concurso por iniciativa propia

Su propuesta de intervención en el garaje Las Delicias, situado cerca del antiguo conservatorio María Cristina, en la zona de calle Carretería, le ha valido un importante reconocimiento en el certamen de jóvenes arquitectos en el marco de la XV Bienal de Arquitectura de Venecia, al quedar entre los finalistas. Blanca Gómez trata de asimilar la noticia, que no esperaba ya que no se presentó al concurso por iniciativa propia. «Es mi trabajo fin de carrera, que terminé en octubre del año pasado. Ha sido la escuela la que se ha encargado de escoger algunos de los trabajos para enviar al certamen», explica la joven arquitecta malagueña, natural de Gaucín.

Este trabajo sobre el garaje Las Delicias fue común para varios alumnos, pero Blanca le dio un tratamiento muy original por lo que fue elegido por la escuela y finalmente seleccionado entre los finalistas. Se trata de transformar el actual garaje en un centro geriátrico, pero Blanca Gómez también interviene sobre un edificio con el que hace medianería que rehabilita y con el que completa la manzana, transformando el geriátrico en una comunidad de viviendas.

Al concurso se han presentado 211 proyectos de 86 ciudades europeas con escuelas de Arquitectura. Se trata de la versión más joven del prestigioso premio Mies Van der Rohe, que cada año elige al mejor arquitecto europeo.

Terminados sus estudios, Blanca ha trabajado en dos estudios de arquitectura, uno de Málaga y otro de Motril, colaborando en sendos concursos. Con 27 años, Blanca está haciendo las maletas para marcharse a Barcelona para «buscarme allí la vida». Se marcha a la «aventura», para ver «cómo está el panorama» en la ciudad condal. Ha elegido Barcelona porque «me encanta como ciudad por su oferta cultural» y porque lo que se está haciendo en materia de rehabilitación «es muy de mi estilo». Y lleva una excelente carta de presentación, un buen expediente y este reconocimiento internacional a su trabajo.