Diario Sur

La vieja guardia, los nuevos críticos

Sala de la Térmica que acogió ayer el encuentro.
Sala de la Térmica que acogió ayer el encuentro. / Ñito Salas
  • Cerca de 200 militantes y antiguos cargos socialistas exigen un Congreso Extraodinario, primarias y voto en conciencia

Pocos dudan ya a estas alturas que el PSOE, hoy, es un partido tocado. Los últimos acontecimientos en el partido y el anuncio de abstención para dejar paso al gobierno de Mariano Rajoy han puesto en pie de guerra a una parte importante de la militancia, que exige la celebración de un congreso extraordinario, la celebración de primarias para elegir un nuevo líder y, sobre todo, el voto en conciencia. En esta petición colectiva que ha liderado a nivel global el alcalde de Jun, José Antonio Rodríguez, con la recogida de firmas para protestar contra el giro en Ferraz, Málaga no ha quedado al margen. Así se escenificó ayer en la capital, con un encuentro celebrado en La Térmica al que acudieron cerca de 200 militantes y antiguos cargos socialistas que pusieron a la velada el rostro de la vieja guardia en la provincia, aunque reconvertida ahora en una nueva voz crítica contra las decisiones de la gestora socialista.

Allí se dieron cita algunos de los cargos históricos del partido en Málaga, ya fuera en el ámbito institucional u orgánico, que dieron con su presencia un paso adelante para «mostrar las discrepancias con la situación actual». Así lo admitió a su llegada a la convocatoria el que fuera presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique Linde, quien añadió que «mientras no se convoque un congreso y primarias no podremos empezar a coser». En la misma línea, el histórico socialista Carlos Sanjuán se mostró partidario de fijar una línea «constructiva y combativa, ya que las dos cosas son necesarias hoy en día». Ambos compartieron su opinión con el resto de los presentes en la sala, visiblemente molestos con el viraje no sólo en el partido en Madrid, sino con la dirección provincial en Málaga y con su cabeza visible, Miguel Ángel Heredia.

Entre todos asumieron estar en un momento «complicado», pero también ante la «responsabilidad» de poder «cambiar las cosas». Tesis que avalaron también con su presencia otros representantes socialistas históricos como los exdelegados de la Junta de Andalucía José Luis Marcos, Fernando Centeno, Francisco López o José María Rodríguez; el que fuera portavoz socialista en el Ayuntamiento de Málaga, Rafael Fuentes; el expresidente de la Diputación José María Ruiz Povedano; el exconcejal de la época de Pedro Aparicio Manuel Ramírez, el exsenador Pedro Villagrán o los exdiputados Lola Sánchez y Enrique Martínez. A ellos se sumó también una amplia representación de agrupaciones locales y colectivos vecinales y sindicales, caso de Paco Jurado. En sus intervenciones, algunos de los militantes lamentaron que sus opiniones «no han sido tenidas en cuenta en las agrupaciones locales». Esta crítica, sumada al resto de exigencias, quedaron plasmadas no sólo en el acta de la reunión, sino también en el listado de firmas que los promotores de la convocatoria comenzaron a recoger ayer de forma oficial entre los militantes de la provincia y que se sumarán en breve a las que otros críticos han aportado para la causa en el resto de provincias españolas: ante ellos está el reto de llegar a las 90.000, para forzar el Congreso Extraordinario y las primarias y, desde ahí, comenzar a coser el partido.