Diario Sur

SORPRENDENTE CONSENSO

Conejo y Bendodo abandonan el pleno para consensuar algunas mociones. :: Fernando González
Conejo y Bendodo abandonan el pleno para consensuar algunas mociones. :: Fernando González
  • PP y PSOE evitan la confrontación en el pleno de la Diputación y sacan adelante sin debate las mociones de apoyo al subtropical malagueño, la nueva estrategia de promoción de los productos de Sabor a Málaga y pedir al Gobierno una modificación de la regla del techo de gasto

Los dos principales grupos políticos de la Diputación Provincial, PP, en el gobierno de la institución, y PSOE, en la oposición, apostaron ayer de manera sorprendente por el consenso en lugar de por la confrontación que ha caracterizado sus posturas, aparentemente irreconciliables desde el inicio de la legislatura. Hasta el propio presidente de la entidad, Elías Bendodo, hubo un momento en el que llegó a ironizar con el «espíritu de Ferraz», en referencia al acuerdo del Comité Federal del PSOE para abstenerse en segunda votación en la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno.

Gracias al dialogo entre las diferentes fuerzas y especialmente entre «populares» y socialistas, asuntos y mociones que en principio se presuponía podían ser motivo de un intenso debate, terminaran saliendo, muchos de ellos por unanimidad, sin que ninguna de las formaciones políticas que integran la corporación mediaran una sola palabra. La salida del salón de plenos, ya comenzada la sesión, del presidente de la Diputación, Elías Bendodo, y del portavoz socialista, Francisco Conejo, presagiaba el deseo de ambas fuerzas políticas de no escenificar sus desencuentros en asuntos como el retraso en la apertura del servicio de urgencia en el Hospital de Guadalhorce por parte de la Junta de Andalucía, el apoyo al sector productor de frutos tropicales frente a la posición de la Junta de frenar las plantaciones, oponerse a la regla del gasto tal y como está establecida por el Ministerio de Hacienda, o respecto a la política de promoción de los productos incluidos en la marca Sabor a Málaga. Lo mismo sucedió entre PP y Ciudadanos. La formación naranja había presentado una moción urgente para instar al equipo del Gobierno de la Diputación a adecuar las pruebas físicas que se les exige a los bomberos interinos del Consorcio Provincial para consolidar sus plazas a la realidad del servicio que prestan.

Todos fueron asuntos que salieron finalmente adelante por unanimidad o abrumadora mayoría, en una sesión que contó con la presencia de un nutrido grupo de productores adheridos a la marca Sabor a Málaga, los cuales abandonaron el salón de sesiones tras comprobar cómo el PSOE retiraba la moción con la que pretendía modificar la ordenanza de subvenciones y elevar los requisitos para obtener el sello, después de consensuar con el PP actualizar la estrategia de promoción de los productos malagueños y fomentar la coordinación con el ICEX, Extenda, el Ministerio de Agricultura y la Consejería de Agricultura. En la moción del PP para la apertura inmediata de las urgencias del Centro Hospitalario de Alta Resolución de Especialidades (Chare) del Guadalhorce, el equipo de gobierno aceptó una enmienda del PSOE que incluye instar a Endesa a que «agilice al máximo la instalación de la línea eléctrica» para poner en marcha los quirófanos y que la compañía eléctrica garantice el suministro.

También hubo acuerdo inánime para pedir al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas que consensúe con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) una modificación de la regla que determina el techo de gasto de la administración local para atender la reivindicación de las corporaciones locales.

Si hubo confrontación en cambio a la hora de debatir el expediente para sacar adelante una modificación presupuestaria de 11,3 millones, de los que 3,7 irán al pago de forma anticipada de parte de la deuda que mantiene la institución y 249.500 para la Oficina de Atención a los Alcaldes. PSOE e IU se mostraron contrarios, incidiendo en que la cantidad para amortizar deuda debería destinarse a necesidades de los municipios más pequeños y por no estar a favor del reparto de fondos discrecionales.

Los socialistas no lograron los apoyos para rechazar una moción sobre el reparto de ayudas discrecionales durante 2016.