Diario Sur

Guerra de carteles en el Centro de Málaga

Cartel colocado por los hosteleros en la plaza Mitjana. Al lado, rótulo vecinal situado en la calle Cárcer.
Cartel colocado por los hosteleros en la plaza Mitjana. Al lado, rótulo vecinal situado en la calle Cárcer. / Álvaro Cabrera
  • Vecinos y hosteleros inician una batalla visual a causa del ruido de los bares

  • Los residentes reparten 50 letreros exigiendo silencio, mientras que los empresarios colocan mensajes recordando el empleo que generan

Las fachadas y balcones de los edificios del Centro se han convertido en fiel testigo de la guerra abierta entre vecinos y hosteleros a costa del ruido de los bares de copas. En plena batalla visual, los vecinos han repartido cerca de 50 carteles en donde exigen silencio, y los hosteleros han colocado otra serie de carteles en los que defienden el empleo que generan en sus negocios.

Los carteles vecinales, que ya decoran las fachadas de muchos edificios situados en zonas de bares como calle Cárcer o Luis de Velázquez, han sido elaborados por la plataforma vecinal del Centro Histórico de Málaga. Redactados en español y en inglés y con colores muy llamativos, en ellos se puede leer ‘Barrio residencial. Respétanos. Se ruega silencio’. Los responsables del colectivo afirman que han hecho medio centenar, aunque en breve van a pedir una nueva partida, ya que no les quedan.

Por contra, los carteles colocados por los hosteleros se concentran en el entorno de la plaza Mitjana, uno de los puntos neurálgicos de la marcha nocturna en la capital. En los rótulos colocados por los propios empresarios de la plaza se pueden leer diferentes mensajes como ‘La industria de Málaga es la hostelería’ o ‘100 puestos de trabajo en juego». Los residentes del Centro, que fueron los primeros en colocar los letreros afirman que toda esta polémica viene motivada por «la dejadez municipal». Jesús Jiménez, portavoz del colectivo, explica que la iniciativa surge «como una reivindicación por el ruido constante que hay en el Centro y es incompatible con la vida residencial».

Aunque la mayoría están colocados en el Centro, afirma que le están contactando vecinos de otras barriadas para colocar rótulos similares. «Hay una dejadez total por parte de la administración; el problema se solucionaría al obligar a los negocios a cumplir la normativa», sostiene. Es más, acusa directamente al Ayuntamiento de no querer actuar: «El asunto se ha descontrolado y no hay interés por acotar la ocupación en la vía pública porque hay muchos concejales con negocios de bares».

Todo lo contrario exponen los empresarios de hostelería de la plaza Mitjana. José Alberto Nieto, uno de los empresarios con negocio en la plaza, explica que la colocación de carteles no es más que una forma de defenderse de las acusaciones de los vecinos. «Hemos puesto los carteles para que la gente vea que nosotros también tenemos algo que decir», confiesa. En este sentido lamenta que ellos siempre son «los supuestos malos de la película».