Diario Sur

La Fiscalía de delitos de odio investigará el caso del indigente hallado muerto en el aeropuerto de Málaga

vídeo

Agentes de la Policía Nacional, durante la inspección ocular en el lugar de los hechos. / Salvador Salas

  • Se incorporará a la causa a raíz de la denuncia del Observatorio Hatento, que pide indagar en la motivación de las vejaciones sufridas por la víctima

La Fiscalía delegada para la tutela penal de la Igualdad y contra la Discriminación, área del Ministerio Público dedicada a perseguir los delitos de odio, investigará la muerte de Steven Frank A., el indigente inglés de 51 años cuyo cadáver fue hallado el viernes de la semana pasada junto a la parada del Cercanías en el aeropuerto de Málaga.

La fiscal especializada en este tipo de casos ha decidido tomar cartas en el asunto después de que el Observatorio Hatento –integrado por organizaciones de atención a personas sin hogar y en defensa de los derechos humanos– denunciara que la muerte del británico podría obedecer a un delito de odio por aporofobia, que es la reacción de miedo u hostilidad hacia personas sin recursos.

La denuncia de Hatento y la incorporación de esta rama especializada de la Fiscalía al procedimiento se produce tras conocerse las vejaciones que sufrió el fallecido a tenor del modo en que se encontró el cadáver. El hombre, que sufría brotes de esquizofrenia y tenía problemas de alcoholismo, yacía decúbito prono sobre un banco, al que estaba atado de pies y manos con bridas. Además, tenía los genitales dentro de una lata de atún medio vacía y le habían colocado dos lonchas de jamón sobre los glúteos.

Hatento ha reclamado que la investigación trate de esclarecer la «motivación subyacente a la agresión», ya que según diversos organismos internacionales uno de los indicadores para identificar un delito de odio es que el hecho se haya producido sin causa aparente.

También consideran urgente que el Código Penal reconozca la «especial vulnerabilidad» de las personas sin hogar frente a delitos basados en la intolerancia y los prejuicios, y recoja la situación socioeconómica de pobreza y exclusión como una característica a proteger.

El Observatorio Hatento recuerda que el 47 % de las personas sin hogar afirma haber sufrido algún incidente o delito de odio, casi un 25 % habría experimentado agresiones físicas por desprecio a su situación y que cada 20 días muere un ‘sin techo’ en España por este tipo de violencia.

Entre tanto, el Grupo de Homicidios de la policía sigue tratando de esclarecer las circunstancias de la muerte, que según la autopsia se habría producido por asfixia al haber tragado la víctima su propio vómito. Lo que aún queda por determinar es si las bridas de plástico con las que le sujetaron pudieron contribuir al óbito y la motivación que tenía la persona (o personas) que se las colocaron.

Dado que el hombre tenía los pantalones y los calzoncillos bajados, una de las hipótesis que se planteó en un primer momento fue que el suceso tuviese un componente sexual, aunque tampoco se descarta que el objetivo de las vejaciones fuera burlarse del indigente.

Los investigadores tratan de identificar a varias personas que fueron vistas con la víctima la tarde anterior al hallazgo del cadáver, y siguen indagando en el pasado de Steven para localizar a su familia y saber cómo acabó en la calle. En su historial sólo aparece un antecedente antiguo en Cataluña por un delito de estafa.