Diario Sur

Empotran un coche contra un banco en Santa Rosalía para robar el dinero del cajero

  • Los ladrones forzaron el cajero automático, pero no consiguieron obtener botín alguno en el asalto, en el que esta vez no se emplearon explosivos

Al principio se pensó en otro golpe más de la banda que se está dedicando a reventar cajeros automáticos con explosivos, y que tiene en jaque a la Policía Nacional no sólo en Málaga, sino también en otros puntos de Andalucía. Pero no. Esta vez, los ladrones –se desconoce por el momento si puede tratarse de los mismos autores– empotraron un coche a gran velocidad contra la fachada de una oficina de Unicaja en el barrio de Santa Rosalía, en la capital, para tratar de sustraer el dinero del cajero.

Las alarmas saltaron minutos antes de las cuatro y media de la madrugada de ayer en una sucursal del banco situada en la calle Profesor García Rodeja, próxima al Parque Tecnológico de Andalucía (PTA). La Comisaría Provincial recibió una llamada alertando que la entidad había sido violentada.

La sala del 091 de la Policía Nacional envió varias unidades al lugar, que comprobaron que la fachada de la oficina y el cajero automático presentaban importantes daños materiales. Los agentes, sin embargo, no hallaron restos de una explosión. Al inspeccionar el lugar, encontraron una tulipa rota de un coche, lo que, según las fuentes consultadas, revela que se trató de un alunizaje (método que consiste en estrellar un vehículo contra la fachada de un negocio), en lugar de una detonación.

Los investigadores comprobaron que tanto la parte frontal como la posterior del cajero también habían sido forzadas para intentar sustraer el dinero que contenía. No obstante, los ladrones no consiguieron su objetivo y tuvieron que darse a la fuga sin obtener botín alguno, por lo que el robo se quedó en grado de tentativa, siempre según las mismas fuentes.

Lo que sí han podido confirmar los agentes desde el primer momento es que el método empleado es diferente al de la oleada de asaltos con explosivos en cajeros automáticos que se vienen produciendo desde mediados de verano en Málaga y que en las últimas semanas se ha extendido a otros puntos de Andalucía.

Los investigadores tienen contabilizados ya una decena de casos en la región. El último, sin ir más lejos, se produjo el pasado sábado en Marbella. Sobre las 3.30 horas, unos ladrones reventaron con explosivos una sucursal del Banco Santander en la avenida Bulevar Príncipe Alfonso de Hohenlohe, en la zona conocida como la Milla de Oro. Pese a los daños causados en el cajero, los delincuentes no consiguieron acceder al cajetín de los billetes y se marcharon sin obtener botín alguno.