Diario Sur

Agrede a un funcionario y amenaza a una edil de Vélez-Málaga, a la que recriminó por no darle un trabajo

  • El hombre se acercó a la concejala en el transcurso de una concentración contra la violencia de género celebrada a las puertas del Ayuntamiento

A las concejalas del PSOE de Vélez-Málaga Zoila Martín y Ana Campos difícilmente se les podrá olvidar «el mal trago» que pasaron ayer, junto a otros ediles y funcionarios del Ayuntamiento, cuando un vecino de la localidad, de mediana edad, comenzó a increpar a Martín a las puertas del Ayuntamiento, en el transcurso de una concentración contra la violencia de género, reprochándole, al parecer, que se haya suspendido un curso de flamenco financiado por el Consistorio que él impartía.

«Me dijo varias cosas muy feas, y le pedí que me tratase con respeto, como siempre lo hemos tratado a él, y que ésas no son formas de dirigirse a nadie», comentó a SUR la concejala de Bienestar Social, Zoila Martín (PSOE), pocas horas después del violento episodio que se desató al mediodía en la céntrica plaza de las Carmelitas. Un funcionario del área de Ordenanzas se ofreció a mediar y alejó al hombre de la zona. Sin embargo, en pocos segundos se inició un forcejeo entre ambos, con el resultado de que el empleado público fue agredido y golpeado en la cara.

Sufrió arañazos y hematomas, de los que tuvo que ser atendido en el centro de salud Vélez Sur. En el transcurso de la trifulca, la edil de Recursos Humanos y Nuevas Tecnologías, Ana Campos (PSOE), intentó mediar, resultando también herida con una fuerte contusión en la espalda. La concejala también tuvo que ser atendida en Urgencias.

El presunto agresor fue igualmente trasladado hasta el centro sanitario para su evaluación, siendo custodiado por agentes de la Policía Local, que estaban a la espera de que se interpusiera la correspondiente denuncia para determinar su posible detención, según informaron a este periódico fuentes municipales.

A media tarde las dos ediles veleñas y el funcionario agredido interpusieron la denuncia. Martín dijo que no conocía personalmente al supuesto agresor, «tan sólo de haberlo visto alguna vez por el Ayuntamiento». Preguntada por el motivo de las protestas, la edil dijo que se trata de un curso que se impartió hasta este año, «pero que ahora se ha decidido no continuarlo».

«La gente puede venir y quejarse, protestar si quiere, pero de buenas maneras, lo que no se puede justificar nunca es la violencia física ni verbal», manifestó la concejala veleña, quien dijo que se habían llevado «un muy mal rato».