Diario Sur

GRUPO ALFIL

«Lo que se debe evitar es que la familia fagocite a la empresa»
El fundador de Grupo Alfil, con la Medalla de Marbella rodeado de su familia. :: sur
El fundador de Grupo Alfil, con la Medalla de Marbella rodeado de su familia. :: sur
  • Francisco Gómez tiene 91 años y sigue yendo a diario a la oficina y aconsejando a sus hijos sobre los asuntos de negocios

Con 91 años y una lucidez y vitalidad envidiables, Francisco Gómez sigue yendo a diario a la oficina. «Hasta hace cuatro años venía mañana y tarde», asegura su hijo menor, que lleva su mismo nombre y ahora dirige Grupo Alfil, una atípica empresa familiar que nació en 1952 en Marbella. Es atípica por su combinación de solidez y cambio: ha conseguido cumplir 64 años a base de reinventarse, diversificar y cambiar de actividad cada vez que ha hecho falta. Gómez empezó alquilando tractores, montó la primera carpintería mecánica de Marbella, abrió el primer bingo de Málaga, llegó a tener 42 salas de cine, fue productor... Hoy la compañía sigue conservando un cine y gestiona parkings, un hotel, alojamientos para universitarios y una importante área patrimonial. Su facturación ronda los 5 millones de euros y tiene casi cien empleados. «Hemos pasado tres crisis y nunca hemos dejado un impagado», dice orgulloso su director general, que cree que el mejor regalo que le ha hecho su padre es «transmitirme la ilusión por la empresa».

Francisco Gómez hijo, que tiene seis hermanos que también son accionistas de la empresa, ya vio clara la necesidad de redactar un protocolo familiar hace veinte años, pero entonces «no me hicieron mucho caso», reconoce. Fue hace dos años cuando la familia se embarcó en esta tarea y está «a falta de firmarlo». «Es muy recomendable. Un protocolo sirve para defender a la empresa de la familia», opina Gómez, que cree que cuando una compañía se convierte «en agencia de colocación para familiares, tiene los días contados». Además, considera «fundamental» apostar por la formación de las nuevas generaciones y que «trabajen fuera antes de incorporarse a la empresa, preferiblemente en el extranjero».