Diario Sur

Pleno menguante

Con menos iniciativas, se pretende que los ediles tengan más tiempo para debatirlas en profundidad.
Con menos iniciativas, se pretende que los ediles tengan más tiempo para debatirlas en profundidad. / P. R. Q.
  • La incorporación del edil no adscrito Juanjo Espinosa al debate en la sesión provoca que los grupos estudien reducir a la mitad el número de mociones para racionalizar el tiempo

Este mandato municipal está siendo intenso en todos los sentidos. En poco más de un año, la corporación ha pasado por una pequeña reestructuración en el equipo de gobierno del PPcon un cambio de portavoz, de Mario Cortés a Carlos Conde;una pérdida en el PSOEcon la marcha de su portavoz María Gámez y la ascensión de Mari Carmen Moreno al vértice del grupo, y un divorcio con la ruptura de Juanjo Espinosa de Málaga Ahora, que lejos de marcharse se queda aseverando que ahora, por fin, será el concejal de Podemos en la Casona; aunque en los papeles tenga que ser el edil no adscrito, que no sé ustedes qué piensan, pero sonar, suena francamente a ‘sin papeles’ o que nadie le quiere. Las palabrejas jurídicas, que pretenden ser tan exhaustivas, que acaban no entendiéndose por el común de los ciudadanos, con lo fácil que sería que su nombre oficial fuese concejal independiente. Oconcejal único del partido que sea si es hubiese entrado ya así tras las elecciones.

En fin, un abogado cercano a las lides municipales explicaba no hace mucho que los que usan toga o los que legislan gustan de usar palabros y así hacen el idioma jurídico más inaccesible al común de los mortales, con el objetivo de que sólo lo dominen ciertamente los especialistas. Pues bien, el edil no adscrito o independiente, para que nos entendamos, además de romper con su grupo ha generado toda una revolución (palabra que le encanta)de organización en la Casona para incorporarle a las tareas de asistencia a comisiones y al pleno manteniéndole sus derechos de representación, el que le han otorgado los malagueños con sus votos. El acta de concejal de la persona que figure en la lista, no del partido, según la legislación española; y el Supremo ampara a Espinosa para ejercer su labor política, así que los portavoces y el gerente de Alcaldía, Manuel Jiménez, llevan ya cuatro sesiones de reuniones con el objetivo de acoplarle en la agenda de ‘bolos institucionales’ sin que la organización acabe siendo un descontrol.

Cassá. Quejas por el tiempo de debate

La reorganización proviene también del enfado, que secundaron el resto de sus compañeros de la oposición, del portavoz de Ciudadanos, Juan Cassa, porque el último día de los plenos de septiembre, el viernes 29, casi al final, se le penalizó con el tiempo. El alcalde Francisco de la Torre había entrado en la senda ‘vamos que nos vamos’ y le dejó tan sólo un minuto para exponer su moción y otro para rebatir la opinión de sus compañeros, así que el líder naranja se enfadó y no quiso siquiera intervenir, por lo que se pasó a votarlas directamente.

Esta fue la gota que colmó el vaso de Ciudadanos, a la que se sumó la nueva organización para incluir al edil independiente, que se marchó justo en esas sesiones. Así que ahora se estudia reducir ostensiblemente, casi a la mitad, las mociones y comparecencias, para pasar de cuatro ordinarias a dos o tres, una urgente (que de quedarse así sería igual que ahora), y tan sólo una comparecencia cuando ahora hay dos. Hay otras propuestas de Málaga Ahora para que haya dos urgentes. Pero todo está aún en el aire.

El constreñimiento del pleno o su nueva capacidad menguante se debate intensamente con una máxima en la que, afortunadamente, coinciden todos:mayor tiempo para debatir cada una de las iniciativas. El concejal separatista de Málaga Ahora tendría la mitad de las opciones de los demás aproximadamente, al estilo de las que disfrutara el edil díscolo Carlos Hernández Pezzi. La historia casi siempre se repite.

Comisiones. ¿Habrá voto ponderado?

Por ahora, es meridiano que el edil que aspira a ser el secretario provincial de Podemos asistirá con voz y voto a las comisiones de pleno de las distintas áreas, es decir las previas al pleno, pero su participación exigirá mover todo el sistema de reparto que hay actualmente para que su único voto le represente sólo a él mismo. Una tarea harto complicada, ya que en las comisiones el número de concejales que asiste es proporcional en cada partido. Así, la propuesta de Secretaría General pasa por que en las comisiones se ejerza el voto ponderado, es decir que un edil de cada partido vote por todos los concejales que tiene su grupo municipal. Pero aquí hay una cuestión que las portavoces del PSOEy Málaga Ahora, Mari Carmen Moreno e Ysabel Torralbo, ponen sobre la mesa: esto no puede servir para que los ediles populares piensen que las comisiones son jauja, y no vaya ni Blas pensando que con el edil-presidente popular es más que suficiente. Así que ambas estiman que al menos tres ediles populares tendrían que hacer acto de presencia, si no más. «No queremos que las comisiones pierdan peso;por eso es necesario afinar en el número de participantes para que haya debate», explicaba Moreno. «La asistencia de un número mínimo de ediles populares es necesaria porque tenemos que seguir realizando el control de las tareas de gobierno en las comisiones, y porque el debate sobre los asuntos de ciudad es necesario».

El portavoz de IU-Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla, se muestra en contra del voto ponderado. «El único interés del PPes dejar más libres a sus concejales para no ocuparles la agenda y que las comisiones acaben totalmente descafeinadas», puntualizó. El portavoz popular Carlos Conde también estima que es necesario el debate y la participación de los concejales de todos los partidos, y considera que se estudiará cómo, pero ve el voto ponderado la mejor salida para que se represente a todos.