Diario Sur

Entidades culturales piden a la Junta que recupere las pinturas barrocas tapadas en el Gaona

La reparación de la fachada solo ha rescatado los dibujos aparecidos junto a un balcón.
La reparación de la fachada solo ha rescatado los dibujos aparecidos junto a un balcón. / Paula Hérvele
  • Colectivos y particulares exigen al Gobierno andaluz y al Ayuntamiento un plan para poner en valor todo el entorno de la iglesia de San Felipe

Entidades y personalidades de la ciudad relacionadas con el mundo de la cultura y la defensa del patrimonio han acogido con pesar la noticia de que la Junta de Andalucía haya tapado gran parte de las pinturas barrocas aparecidas durante la reparación de la fachada del instituto de Enseñanza Secundaria Vicente Espinel, conocido como instituto Gaona, por falta de presupuesto para restaurarlas, como ayer informó este periódico. Todos coinciden en señalar que esta actuación ha significado a la postre una oportunidad perdida para poner en valor estas pinturas, de las que solo se han recuperado las que enmarcan un balcón, y confían en que su rehabilitación no caiga en el olvido para el futuro.

La catedrática de Historia del Arte y vicepresidenta primera de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo, Rosario Camacho, destacó que todo el conjunto de la iglesia de San Felipe Neri y el antiguo convento de filipenses, ocupado hoy por el instituto, «es una joya» y confió en que el Gobierno andaluz retome pronto la restauración de los dibujos barrocos que han quedado por ahora tapados para que se puedan admirar en todo el paño de la fachada. «Se ha perdido una oportunidad para recuperarlos, pero están ahí, bajo la pintura, y ojalá muy pronto se puedan restaurar», apuntó Camacho.

El presidente del Ateneo, Diego Rodríguez, subrayó que lo sucedido con la fachada del instituto Gaona es un ejemplo de que «los recortes en las administraciones públicas hacen daño en la cultura». «Son los causantes de que sucedan estas cosas incomprensibles. Entendemos que se tengan que llevar a cabo ajustes en los presupuestos públicos, pero no que repercutan en la cultura y que se la trate de esa forma», apuntó, al tiempo que recordó que, también por falta de ayuda de las instituciones, todavía no se ha recuperado el aula del edificio del Ateneo en la que impartió clases el padre de Picasso.

Alberto López, de la empresa Cultopía, dedicada a ofrecer visitas guiadas por rutas culturales y patrimoniales de la ciudad, reconoció que es «una pena» que no se hayan restaurado las pinturas que enmarcan las ventanas de la fachada del centro escolar. «No son unas pinturas cualquieras, todas las del edificio son magníficas, como las que aparecieron en el patio. Es verdad que este tipo de restauraciones son caras, pero la Junta podría haber hecho algún esfuerzo más. Tal vez desde la Consejería de Cultura se podría buscar alguna financiación para rescatarlas», indicó este experto en el patrimonio arquitectónico malagueño, quien apuntó que, al menos, «sabemos que las pinturas siguen ahí, bajo la nueva capa que se ha dado a la fachada».

Un museo al aire libre

«Me parece algo tristísimo. La Junta tiene dinero y podría haber hecho el esfuerzo de recuperar estas pinturas una vez que han aparecido. Es algo muy importante para la ciudad», declaró Gonzalo Fernández-Prieto, dueño del cercano Museo del Vidrio, en cuya fachada también se recuperaron pinturas dieciochescas. «Esta zona de San Felipe es un museo al aire libre y ni siquiera la Administración salva lo suyo», se lamentó este coleccionista, quien recordó que todavía quedan más pinturas barrocas por recuperar en la zona, como es el caso del edificio existente junto a la iglesia de San Felipe en el que desde hace años asoma un angelito que apareció en una cata realizada en la fachada.

El historiador José Luis Cabrera opinó que este ámbito de la ciudad podría ser un enclave turístico «de primer orden» si se restauraran todas las casas antiguas que aún posee y se mejoraran las calles. «Es un esfuerzo que deben hacer tanto la Junta como el Ayuntamiento. Lo que ha sucedido con las pinturas del instituto Gaona es una oportunidad perdida», añadió.

Por su parte, la delegación de la Consejería de Educación aseguró ayer a SUR que la actuación realizada en la fachada del instituto Gaona «ha cubierto los objetivos planteados y, por tanto, no se trata de ninguna intervención parcial». Según Educación, el fin de la obra, que ha supuesto un gasto total de 42.881 euros, era «la consolidación de la fachada en su estado actual, siguiendo el programa de necesidades determinado por los técnicos competentes».