Diario Sur

Condenado a 18 meses de prisión por dar un botellazo en la cabeza a un hombre que le pidió un cigarro

  • Después de pegarle con la botella, la víctima cayó al suelo y continuó recibiendo golpes por parte del procesado

La Audiencia Provincial ha condenado a un hombre de 38 años por darle un botellazo en la cabeza a otro que le pidió un cigarro. Así se recoge en la sentencia, a la que ha tenido acceso este periódico, en la que los magistrados le imponen al procesado una pena de 18 meses de prisión.

Los hechos tuvieron lugar en la noche de San Juan de 2012 en Fuengirola. Sobre las 04.15 horas, la víctima se acercó al acusado y le pidió tabaco. La respuesta fue contundente, sin mediar discusión entre ellos, el procesado le golpeó con una botella en la cabeza y, al caer al suelo, continuó dándole golpes al otro hombre, que acabó con una herida en la cara y necesitó varios puntos de sutura.

Por ello, el Juzgado de lo Penal número 14 le condenó a un año de prisión, como autor de un delito de lesiones, aplicando la circunstancia atenuante de reparación del daño. Asimismo, le ordenó indemnizar a la víctima con 440 euros.

Sin embargo, esta resolución judicial se recurrió ante la Audiencia Provincial, cuyos magistrados han emitido una nueva resolución judicial sobre lo ocurrido. En ella se asegura que la versión del perjudicado quedó totalmente acreditada.

Argumenta esta postura en que las heridas que presentaba la víctima no se explicarían de haber sido cierto lo que el acusado relató sobre lo ocurrido, cuando dijo que solo le dio «un guantazo o dos». «Es increíble que uno o dos golpes como los descritos puedan provocar un corte para cuya curación se precise la administración de varios puntos de sutura», se explica en la sentencia. De hecho, los jueces también hacen referencia a la declaración de un testigo, quien afirmó que el acusado golpeó a su amigo con algún objeto y, aunque no pudo ver de qué se trataba, su versión descarta que el golpe se produjera con la mano desnuda al agresor.

Consumo de alcohol

En la resolución judicial también se recoge la declaración de testigos de la defensa y del propio procesado, quienes dijeron que éste estaba «muy embriagado», ya que «había ingerido diversas bebidas alcohólicas y era muy tarde».

Por todo ello, además de otros aspectos, los magistrados de la Sección Novena de la Audiencia Provincial elevaron la pena de prisión del procesado de un año a 18 meses y, además de la circunstancia atenuante de reparación del daño, se aplica la de embriaguez. Asimismo, los magistrados ordenan que a la citada indemnización de 440 euros se sume otra cantidad que se determine en ejecución de sentencia por las secuelas que le queden al perjudicado, siempre según se recoge en la resolución judicial.