Diario Sur

Josep Oliu señala el paro, el déficit y los «populismos» como principales riesgos económicos

Josep Oliu, presidente de Banco Sabadell, en la jornada sobre internacionalización organizada ayer por la entidad en Málaga.
Josep Oliu, presidente de Banco Sabadell, en la jornada sobre internacionalización organizada ayer por la entidad en Málaga. / F. Silva
  • El presidente de Banco Sabadell afirma en un foro empresarial organizado por la entidad en Málaga que la falta de gobierno «no ha tenido influencia» sobre las finanzas del país

Para el presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, la economía española ha dejado atrás la crisis y está «en una fase álgida» en la que muestra un «fuerte crecimiento», pero no debe perder de vista las «debilidades» que pueden nublar su futuro. Entre ellas, según el banquero catalán, están el paro, el déficit público y el «auge de los populismos». Pero sin embargo no está la cacareada incertidumbre política: «La política no es un factor tan importante en la economía. De hecho, no ha tenido influencia, puesto que el crecimiento económico sigue fuerte tras nueve meses sin gobierno», afirmaba ayer Oliu en el auditorio del Museo Picasso de Málaga ante los alrededor de doscientos asistentes a la XI Jornada de Negocio Internacional de Banco Sabadell.

La entidad eligió la capital malagueña para celebrar este foro empresarial debido a dos razones, según explicó su presidente. La primera es que Málaga es una de las provincias donde tiene «una presencia más importante»: tiene 64 oficinas, en gran parte heredadas de Banco Atlántico, que fue adquirido por Sabadell en 2004, y que a su vez previamente había absorbido al Banco de Málaga. La segunda es que es «un polo económico que está yendo claramente para arriba en relación al resto de la región y del país». En la jornada, además de Oliu y uno de los directores generales de Sabadell, Carlos Ventura, intervinieron tres empresarios malagueños que mantuvieron un coloquio sobre internacionalización: el presidente de Mayoral, Rafael Domínguez de Gor, el de Famadesa, Federico Beltrán, y el cofundador de Aertec, Antonio Gómez-Guillamón. El director de la territorial Sur de la entidad, Juan Krauel, ejerció de moderador.

Esfuerzo de las empresas

El presidente de Banco Sabadell destacó el viento a favor que sopla para la economía española. «Hay unos factores exógenos: una reposición de activos importante después de varios años de recesión, el crédito es prácticamente gratis y los precios de la energía están bajos», resumió. Ahora bien, Oliu cree que no sería «justo» decir que España ha salido de la crisis sólo por factores exógenos porque el esfuerzo de internacionalización y desendeudamiento realizado por las empresas ha sido crucial. «Las exportaciones han crecido durante nueve años seguido y eso es muy notable, porque lo que antes pasaba es que cuando la economía crecía se exportaba menos y se importaba más, y viceversa. Eso no ocurre ahora: las exportaciones siguen aumentando en este ciclo álgido porque las empresas se han consolidado en el mercado exterior», afirmó.

En el capítulo del ‘debe’ de la economía española, Oliu señaló dos debilidades: por un lado el paro y la precariedad del empleo y, por otro, el déficit público. «Son dos desequilibrios importantes que están relacionados porque parte del problema del déficit viene de las subvenciones a los parados», apuntó. Atajarlos requiere «una gran voluntad por parte de toda la sociedad» que, en su opinión, parece «difícil de encontrar» a día de hoy. Además, el presidente de Sabadell alertó del que considera «el principal problema que amenaza a las economías occidentales»: el auge de «los populismos», que « puede poner en riesgo el progreso de la sociedad».

Beltrán, Domínguez de Gor, Gómez-Guillamón y Krauel.

Beltrán, Domínguez de Gor, Gómez-Guillamón y Krauel. / F. S.

Oliu también puso la lupa sobre su propio sector y señaló los principales retos de la banca en España: los bajos márgenes, la digestión del ladrillo –que Sabadell prevé completar en «dos o tres años»–, la regulación, la reconversión tecnológica –que, según afirmó, le preocupa «menos» que el resto– y la reputación, que ha quedado dañada tras la crisis. Además, compartió con los asistentes a la jornada la apuesta por la internacionalización de Banco Sabadell, que ha comenzado con la adquisición de bancos en México y Reino Unido. «Buscamos mercados más rentables y diversificar riesgos», resumió.

El presidente de Mayoral , una de las compañías malagueñas con más volumen de negocio internacional, animó a los empresarios a «dar el primer paso» porque aunque parezca muy complicado exportar, «sobre la marcha es como se aprende». Eso sí, recordó que es importante tener «un producto adecuado, una estrategia y organización». Federico Beltrán coincidió con Domínguez de Gor en que hay que «perder el miedo» al mercado internacional y en que hay que fichar «a las personas adecuadas». Por su parte, Gómez-Guillamón incidió en la necesidad de que la empresa se autoanalice y encuentre «el elemento diferencial que le permita competir». «En nuestro caso, ese elemento es la especialización en ingeniería aeroportuaria de aeropuertos», señaló.