Diario Sur

Expertos defienden que la gordura sea considerada una enfermedad

  • Especialistas en endocrinología piden que no se estigmatice a las personas que sufren los efectos de un exceso de peso

Un tercio de la población de España es obesa. Si a esa cifra se suma el sobrepeso, más de la mitad de los españoles tienen un exceso de peso. Sin embargo, sigue sin haber una conciencia real de que la gordura es una enfermedad y de que, por tanto, los obesos deben ser tratados como pacientes y no sufrir una marginación por sus kilos de más. Ese asunto se abordó ayer en la rueda de prensa ofrecida con motivo del 58.º congreso de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SENN).

El presidente del comité científico del congreso, Antonio Picó, precisó que la obesidad es una enfermedad, por lo que no hay que trivializar ese problema ni culpabilizar a las personas que están obesas. «El de la obesidad es un tema complejo, poliédrico», añadió el presidente de la SENN, Manel Puig. Por su parte, el presidente del comité organizador del congreso, Francisco Tinahones, afirmó que no existe una conciencia clara de que la obesidad es una enfermedad, una circunstancia que perjudica a las personas con muchos kilos. «Hay que acabar con la estigmatización que se aplica a los obesos», señaló el doctor Picó, que se refirió a la circulación de ideas relacionadas con la gordura que no se ajustan a la realidad. A ese respecto, el endocrinólogo mencionó el refrán que dice: ‘Menos plato y más zapato’. Según comentó, aunque hay que evitar comer en demasía y es bueno practicar ejercicio físico, hay personas que están obesas pese a que no comen de forma desaforada.

El doctor Tinahones explicó que en las últimas décadas los médicos casi no han contado con fármacos contra la obesidad. Los que salían había que retirarlos por los efectos secundarios que producían. Sin embargo, este año tanto la Agencia Europea del Medicamento como la Agencia Española del Medicamento han aprobado dos fármacos contra la obesidad que consiguen reducir hasta el 5 por ciento del peso. Los dos medicamentos se comercializarán en breve, pero no serán subvencionados por la Seguridad Social y deberán pagarlos los pacientes. «Todavía parece que no está implantado el concepto de que la obesidad es una enfermedad», apostilló el jefe de endocrinología de los hospitales públicos de Málaga.