Diario Sur

Comerciantes del Soho exigen otro acceso al Centro para sobrevivir a las obras del metro

Comerciantes y vecinos del Soho, en la calle Tomás Heredia.
Comerciantes y vecinos del Soho, en la calle Tomás Heredia. / Paula Hérvele
  • Reclaman un nuevo cruce a la altura de la calle Torregorda porque el corte de la Alameda Principal lesha dejado «aislados»

Los empresarios del Soho ya están cansados de las obras del metro junto a la puerta de sus negocios. Después de varios meses sufriendo los trabajos del suburbano, comerciantes y vecinos del Ensanche de Heredia han alzado la voz para exigir nuevos accesos al Centro después de que las obras les hayan dejado «aislados». Denuncian que desde que se abrió el tajo en la Alameda Principal –a principios de año– llegan muy pocos compradores y que los propios vecinos no saben cómo llegar hasta el mercado. La queja ha sido tan importante que ayer lograron el apoyo de los diferentes grupos políticos para que se lleve una moción al próximo Pleno relativa a este asunto.

El presidente de la asociación de vecinos Centro Sur Soho, Pedro Pérez, denuncia que llevan varios meses peleando tanto con el Ayuntamiento como con Metro Málaga para que vuelvan a habilitar el paso que había a la altura de la calle Torregorda, aunque siempre se han opuesto «por motivos de seguridad». Explica que ellos no necesitan un paso fijo, sino algo móvil que se pueda modificar cuando se acometan los trabajos en es zona. «Con un paso como los que se ponen en Semana Santa sería suficiente; no pedimos más», asegura.

Ayer, tras meses de denuncia, estos empresarios lograron el apoyo unánime de todos los grupos municipales, que en la Comisión de Urbanismo aprobaron una moción presentada por Ciudadanos en la que se «insta al equipo de Gobierno a que lleve a cabo todos los trámites necesarios, conjuntamente a todos los actores competentes en dichas obras, para dotar a la Alameda de más pasos para peatones durante el tiempo que duren las obras».

Francisco Carrasquilla, uno de los empresarios de la zona, entiende que un paso de ese tipo ayudaría mucho a reactivar las ventas, ya que en la actualidad se ha reducido mucho el tránsito de clientes. «Ya no es una zona de paso, por lo que sólo vienen las personas que saben lo que quieren», resume. Yno sólo eso. Considera que los actuales cruces (uno a la altura de la Alameda de Colón y el otro en la zona de la calle Puerta del Mar) «son absolutamente insuficientes para las personas que quieren atravesar el Centro todos los días o pretenden llegar hasta el mercado».

En la misma línea se expresa José Antonio Ruiz, propietario de la librería Luces y uno de los promotores de la plataforma de Afectados por el Metro a Atarazanas, quien afirma que las ventas han descendido un 20% de media desde que comenzaron los trabajos en la céntrica vía. Asegura que ellos no se oponen a las obras, sino que reclaman actuaciones simples para hacerles la vida más sencilla, como cambiar la ubicación del paso de peatones que hay en la calle Puerta del Mar. «Queremos que las obras se hagan de la mejor forma posible y sin afectar a todos los empresarios que trabajamos en el entorno», sostiene.