Diario Sur

La reconstrucción quirúrgica de los senos se hará como máximo en 180 días

La Consejería de Salud está ultimando una orden para garantizar que a las mujeres que no han podido conservar su mama, tras ser operadas para extirparle un tumor, se les haga una reconstrucción quirúrgica de su seno en un plazo máximo de 180 días (seis meses). Salud reiteró ese compromiso ayer en una nota difundida con motivo de celebrarse hoy el Día Mundial del Cáncer de Mama.

El año pasado, el 68,6 por ciento de las pacientes que fueron sometidas a una cirugía para la extirpación de un tumor pudieron mantener su mama. Ese hecho está relacionado con detección temprana del cáncer a través de las mamografías, lo que facilita un mejor pronóstico y la aplicación de tratamientos menos agresivos. Cuando se puso en marcha el programa de detección precoz en 1995 sólo se lograba una cirugía conservadora en el 20 por ciento de los casos.

Además del programa de cribado para la detección precoz del cáncer de mama, Andalucía ofrece consejo genético oncológico. Entre el 5 y el 10 por ciento del total de los casos de cáncer diagnosticados cada año tienen carácter hereditario, hecho que representa importantes implicaciones sociales, familiares e individuales, puesto que las personas portadoras de mutaciones hereditarias tienen un riesgo elevado de desarrollar cáncer y, además, a edades más tempranas que la población general. El cáncer de mama de origen hereditario se presenta entre los 40 y los 50 años, una década antes de su aparición habitual.

En el consejo genético oncológico se incluye asesoramiento tanto a pacientes como familiares. La prueba consiste en hacer un test genético para determinar la presencia de mutaciones que pueden trasmitirse a la descendencia y que incrementan la posibilidad de padecer cáncer, así como el establecimiento de medidas preventivas y terapéuticas para impedir la aparición del tumor o para diagnosticarlo lo más precozmente posible. El consejo genético es una herramienta fundamental para reducir la incidencia y mortalidad del tumor de mama, ya que una vez identificados aquellos miembros de una familia que son portadores de una mutación de riesgo, y que aún no han desarrollado el carcinoma, se pueden implantar protocolos de seguimiento y tratamiento adaptado a cada tipo de cáncer, así como diseñar estrategias individuales de prevención y detección temprana de este tipo de tumores. Hasta 1.720 pacientes y 1.452 familiares se están beneficiando de esta técnica genética en Andalucía.