Diario Sur

La Laguna de la Barrera agoniza

vídeo

Desperdicios y escombros se mezclan con las especies animales. / Foto: S. Salas Vídeo: P. J. Quero

  • Proponen desviar dos arroyos para que el entorno no pierda agua. La comisión de Medio Ambiente aprueba estudiar la pérdida de caudal del espacio y pedir a la Junta que lo incluya en el Inventario de Humedales de Andalucía

No es la primera vez que la laguna de la Barrera, en la Colonia de Santa Inés, acapara buena parte del debate en la comisión de Medio Ambiente. Los vecinos volvían a quejarse ayer, a través de su portavoz la abogada Patricia Criado, de que no se hayan hecho las obras hidráulicas necesarias para mantener el nivel de la lámina de agua que posibilita que exista la vida de aves y otros animales acuáticos en este paraje antrópico, es decir creado por el hombre tras la extracción de arcilla para la fabricación de ladrillos.

noticias relacionadas
  • FotosAsí es el estado de la Laguna de la Barrera

Tanto Ciudadanos como IU-Málaga para la Gente llevaban sendas iniciativas, que pretendían darle una solución a este espacio, del que el concejal de Medio Ambiente, Raúl Jiménez, explicó que no es viable desviar el agua del Atabal, en donde no hay una depuradora, lo que criticó de la iniciativa de IU, sino una desaladora y una estación de agua potable, y que el agua que se desechaba tiene tanto nivel de sal, que podría llamarse salmuera. Jiménez no vio factible aprobar este punto para que hubiese aportes de agua del Atabal, de la iniciativa de IU-Málaga para la Gente, que defendía Remedios Ramos, que pese a todo se aprobó por mayoría. A juicio de Jiménez, y tras realizar un pequeño estudio de la zona el área de Medio Ambiente, puso sobre la mesa que sería factible ver la posibilidad de que se encauzasen los arroyos Lillo y El Atabalero para que acabasen vertiendo sus aguas en la cuenca de la laguna, una solución que dijo que habría que profundizar en ella, ya que sólo era una hipótesis inicial para trabajar.

Los grupos municipales piden la implicación de la Junta.

Los grupos municipales piden la implicación de la Junta. / Salvador Salas

Finalmente, en la comisión de Medio Ambiente se aprobó por unanimidad la propuesta que llevaba el edil naranja Alejandro Carballo para que el área de Medio Ambiente realice un estudio exhaustivo de por qué el agua de la laguna de la Barrera está bajando, un punto que coincidía con la iniciativa de IU-Málaga para la Gente, que defendió Remedios Ramos. También se aprobó de esta moción que se siga mejorando el espacio con árboles, arbustos y plantas y que se añada tierra nueva para que estos ejemplares agarren mejor así como que se continúe mejorando el estado y la limpieza de la laguna. En estos puntos se incluyó la implicación de la Junta, para que la laguna parte a formar parte del Inventario de Humedales de Andalucía y como tal ayude a su preservación.

La noticia llenó de optimismo a los residentes, que llevan desde hace doce años denunciando los problemas que acumula la laguna y que ya han escuchado en alguna que otra ocasión que la solución está a punto de llegar. Patricia Criado, presidenta de la plataforma vecinal, fue la encargada de defender la moción ante los responsables de los diferentes grupos y se mostró satisfecha por la acogida recibida. Tras acudir con el respaldo de más de 5.000 firmas, aseguró que la solución no debe ser compleja «siempre que haya voluntad política».

Explica que los problema se repiten desde que se construyeron las nuevas calles y edificios de la barriada, cuando los operarios «debieron desviar los arroyos que llegaban a la laguna». En todo este tiempo calcula que ha podido perder cerca de siete metros de altura, y afirma que la pérdida de caudal comienza a afectar a las especies que allí habitan. «No pretendemos que se derive agua apta para el consumo, pero sí que tenga aportes regulares de agua que permitan mantener la vida».