Diario Sur

Detienen a un hombre acusado de prender fuego a la puerta del piso de su exnovia

  • La Policía Local tuvo que entrar por la fuerza en la casa donde se refugió supuestamente tras pegar a la mujer, que acababa de poner fin a la relación

Un hombre de 35 años y de nacionalidad española ha sido detenido por la Policía Local de Málaga acusado de prender fuego a la puerta del piso de su exnovia. La mujer, que dormía dentro con su hijo de 10 años, fruto de una relación anterior, consiguió sofocar las llamas con un cubo de agua, según ha podido saber SUR.

Los hechos sucedieron ayer en la barriada malagueña de La Palma, aunque todo comenzó horas antes, concretamente el lunes por la mañana, a raíz de una fuerte discusión en la que el sospechoso presuntamente le pegó, la cogió del cuello y amenazó con matarla, según informaron las distintas fuentes consultadas. La joven decidió entonces poner fin a la relación de pareja y le pidió las llaves que le había dado de su casa. Al parecer, llevaban conviviendo poco más de un mes.

Horas más tarde, pasada ya la medianoche del lunes al martes, el individuo supuestamente se presentó en la vivienda de la mujer –la despertó tanto a ella como a su hijo– para reclamarle unas prendas de ropa que había dejado dentro. Ante su estado de nerviosismo, la joven le dijo que le devolvería sus pertenencias cuando estuviera un poco más calmado.

La tranquilidad sólo le duró unas horas. A las 3.30, se despertó alarmada por los insistentes ladridos de su perro y comprobó que la puerta desprendía un fuerte olor a madera quemada. La mujer llamó a la policía y a los bomberos, aunque logró sofocar ella misma las llamas con ayuda de un cubo de agua, ya que el incendio acababa de iniciarse. No llegó a ver a la persona que prendió fuego a la puerta, pero los agentes, al saber los precedentes del caso, centraron sus sospechas en el ahora detenido.

Una patrulla adscrita a la Jefatura del distrito Norte se entrevistó con la víctima, a la que emplazaron para interponer denuncia en las dependencias del Grupo de Investigación y Protección (GIP) de la Policía Local a la mañana siguiente.

Sobre las 7 horas, mientras la mujer esperaba a que los agentes la recogieran para ir a denunciar, decidió bajar a un bar cercano para comprar tabaco, ya que se encontraba muy nerviosa. Ahí, supuestamente, fue abordada de nuevo por el individuo, que le habría propinado varios golpes y habría vuelto a amenazarla.

La joven pudo zafarse de él y se refugió en su casa hasta que llegaron los agentes, mientras que el individuo se escondió en la vivienda de un familiar. Los funcionarios llamaron a su puerta, pero no les abrió, así que decidieron vigilar el inmueble con agentes de paisano, que pudieron escuchar cómo el sospechoso daba instrucciones a sus vecinos para que le avisaran si llegaba la policía, según relataron las fuentes. Cuando volvieron a llamar, el individuo presuntamente respondió con una amenaza: «Marchaos, que como vea a un solo policía le prendo fuego al bloque».

Ante el cariz que empezaba a tomar el caso, se avisó a los efectivos del Grupo Operativo de Apoyo (GOA) de la Policía Local, que entraron por la fuerza en el piso y arrestaron al sospechoso. Según las mismas fuentes, el detenido tiene varios antecedentes, algunos de ellos violentos, y en su historial consta una orden de alejamiento hacia otra mujer por malos tratos y amenazas.