Diario Sur

Empresas y particulares abandonan sin cobrar 27,4 millones en los juzgados malagueños

Los beneficiarios solo tienen que ir al juzgado a reclamar un nuevo mandamiento para el cobro si no cuentan con el original. :: sur
Los beneficiarios solo tienen que ir al juzgado a reclamar un nuevo mandamiento para el cobro si no cuentan con el original. :: sur
  • Se trata de cantidades de procesos judiciales que los beneficiados no han recogido y que finalmente acaban en el Tesoro Público

Las cuentas de los juzgados malagueños no paran al cabo del día. Ingresos, pagos... la actividad no cesa, aunque es cierto que hay algunas cantidades que, en medio de esa vorágine de movimientos, permanecen olvidadas. Sin que sus beneficiarios hayan ido a cobrarlas, los órganos de la provincia ya han transferido en lo que va de año 27,4 millones de euros a la denominada Cuenta de Fondos Provisionalmente Abandonados.

En concreto, se trata de cantidades que no han sido cobradas y que continúan en las arcas de los órganos judiciales, tras lo que son transferidas al cabo de un año a la citada cuenta de fondos provisionalmente abandonados, en la que permanecen durante 20 años a disposición del juzgado por si el beneficiario reclama la suma. Una vez transcurrido ese plazo, las cantidades se publican en el Boletín Oficial del Estado (BOE) en un último intento de su rescate por parte del interesado y, si esto no fuera así, pasan a ser propiedad del Estado y se envían al Tesoro Público.

Los Letrados de la Administración son el cuerpo del Estado que se encarga, entre otros muchos aspectos, de llevar las cuentas en los órganos judiciales. Enrique López, que pertenece a este colectivo y que presta su servicio en el Juzgado de Primera Instancia número 10 de la capital, explica que es el juzgado el que inicia el proceso para que se efectúe el pago al beneficiado tras un procedimiento judicial enviando un mandamiento a la persona o entidad a la que corresponda la suma económica. Un embargo que acaba siendo superior a la deuda que tenía la persona o el dinero de una caución de medidas cautelares. Las razones que provocan que acaben sobrando cuantías económicas tras un procedimiento judicial son muchas.

Tras ello es cuando desde el juzgado en cuestión se manda el mandamiento al interesado para que vaya a cobrarlo. «Las cantidades que la gente o las empresas dejan abandonadas son muy dispares, pueden ser desde céntimos a sumas que suponen miles de euros», manifiesta el letrado de la Administración.

La dejadez lleva a muchas personas a no hacer efectivo ese mandamiento, quedando la cantidad olvidada en las cuentas del órgano judicial. Pero, por otro lado, se encuentra la dificultad de localizar al beneficiario. Y es que la mayoría de las cantidades abandonadas son de empresas que han acabado por disolverse. De hecho, las deudas suelen perseguir a estas entidades, que desaparecen intentando no dejar rastro, señala.

Sin embargo, «es muy fácil» recuperar el dinero que se ha transferido a la Cuenta de Fondos Provisionalmente Abandonados. Enrique López indica que el interesado solo tiene que acudir al juzgado en el que tenía abierto el procedimiento y solicitar que se le entregue un nuevo mandamiento para poder cobrar esa cantidad. «Tras comprobar que tiene razón, se emite uno nuevo y el usuario puede ir al banco a por su dinero», apunta.

El beneficiario de esas cantidades económicas tiene los 20 años para reclamar el dinero, tras lo que es transferido al Tesoro Público. Aun así, el letrado de la Administración insiste en que el Estado no se queda con el dinero de nadie, ya que, transcurrido el citado plazo y aunque es algo más complicado a partir de ese momento, también se puede recuperar después, solicitándolo al Tesoro.

Aun así, estos casos son los que menos se repiten. Enrique López asegura que, en todos los años que lleva ejerciendo como letrado de la Administración, solo en un par de ocasiones se ha presentado alguna persona en su despacho para pedir el rescate de una suma que se había enviado a la Cuenta de Fondos Provisionalmente Abandonados.

Pese a los 27,4 millones de euros que se han transferido en lo que va de año a la citada cuenta, estos traspasos varían mucho de un ejercicio a otro. Así, siempre según los datos facilitados por el Ministerio de Justicia, a lo largo del año pasado los juzgados malagueños solo enviaron a la cuenta de fondos abandonados 155.000 euros, mientras que en 2014 esta suma fue de 17,4 millones de euros.

A nivel nacional, desde el pasado mes de enero, los juzgados repartidos por todo el territorio nacional transfirieron a la cuenta 219,3 millones de euros. En 2015 fueron 194,6 y, el año anterior, 167,7 millones de euros.